Home / BIOLOGIA / ¿Atún blanco? No tan claro

Notice: Trying to get property of non-object in /home/comopece/public_html/wp-content/themes/sahifa/framework/parts/post-head.php on line 69

¿Atún blanco? No tan claro

Probaban una técnica inmunológica para la identificación del bonito del norte y destaparon un fraude que podría tener dimensiones importantes, aunque las muestras tomadas no son lo suficientemente amplias y representativas como para ser concluyentes. Investigadores de varias universidades, liderados por Esther Carrera, profesora de Ciencias Farmacéuticas y de la Salud de la CEU San Pablo de Madrid, descubrieron que casi un tercio de los filetes etiquetados como bonito del norte que analizaron no se correspondían realmente con el Tunnus alalunga o atún blanco. En su lugar dieron con rabil (Thunnus albacares), listado (Katsuwonus pelamis), patudo (Thunnus obesus), melva (Auxis rochei) y hasta el bonito del sur, que no del norte (Sarda sarda).

 Fraude en el congelado

Carrera, que aclara que se eligieron filetes porque al perderse esa característica que permite identificar visualmente la especie es más fácil el engaño, admite que el numero de muestras tomadas, cuarenta (20 en fresco y 20 congeladas), en mercados de barrio y grandes superficies de Madrid, no es suficiente para alcanzar un valor estadístico. Pero a su juicio, lo importante es la constatación «de que existe fraude y que se etiqueta mal», señala. No hay, sin embargo, información sobre marcas concretas ni tampoco sobre la procedencia del producto, aunque, a juicio de la responsable del trabajo, lo positivo es «que existen métodos y técnicas que permiten detectar el engaño y el mal etiquetado».

Su equipo empleó una técnica inmunoenzimática denominada Elisa, que está considerada como uno de los métodos alternativos a los ensayos de ADN más efectivos para la autentificación de especies por su especificidad, sencillez y sensibilidad.

En el marco del estudio se consiguió obtener anticuerpos policlonales del bonito del norte, con lo que si «Elisa» no reaccionaba ante el producto significaba que lo analizado no se correspondía con el atún claro. Y Elisa se mostró impertérrita con el 32,5 % de los filetes analizados. Curiosamente, todos los casos detectados de mal etiquetado se dieron en muestras congeladas.

Con respecto a si Elisa sería igual de eficaz para diferenciar merluza, mejillón u otras especies con la que es fácil dar gato por liebre, Carrera señala que, para eso, habría que dar con el anticuerpo correcto de cada una.

Que puede haber fraude en esos casos, también es posible, pues «siguen existiendo productos alimenticios, sobre todo en el sector de la pesca, que incumplen estas normas», reza el comunicado de la CEU San Pablo.

fuente lavozdegalicia

Check Also

El 90 % de los barcos pesqueros de la Comunitat cumplen con la normativa

El delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, ha anunciado hoy que nueve de cada diez …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *