Home / CURIOSO / Tintoreras a la vista

Notice: Trying to get property of non-object in /home/comopece/public_html/wp-content/themes/sahifa/framework/parts/post-head.php on line 69

Tintoreras a la vista

Estos días los socorristas de Torredembarra y Altafulla comienzan la jornada con una exhaustiva inspección del mar (viaje con zodiac incluido) antes de izar la bandera en la playa. Quieren asegurarse de que las tintoreras no hayan vuelto. Varios ejemplares de este tiburón se han acercado últimamente a menos de cinco metros de la playa, lo que provocó la prohibición del baño durante varias horas. La tintorera es uno de los escualos más comunes del Mediterráneo, pero su presencia es cada vez menor hasta el punto que la Unión Mundial para la Naturaleza la ha incluido en la lista roja de especies amenazadas. Por eso los científicos consideran más excepcional el propio hecho de verlas que el que se acerquen a la costa. 

“En los últimos quince años nunca se había visto una tintorera en la playa de Altafulla”, mantiene el inspector de la policía municipal, Ángel Fernández. El pasado viernes, se vio la primera. El sábado a primera hora de la tarde, otros bañistas vieron a una pareja de estos tiburones a unos tres metros de la arena y luego a un grupo de tres. “La gente dijo que medían entre dos y tres metros”, asegura Fernández. La decisión de prohibir el baño en la playa no fue del agrado de todos. Algunos veraneantes se encararon con los socorristas y los agentes de la policía municipal. 

El Consistorio no quiso correr ningún riesgo y prefirió evitar la imagen de las tintoreras sorteando las piernas de los veraneantes. “Spielberg ha hecho mucho daño con la película Tiburón”, bromean los científicos, quienes aseguran que suponen un mayor riesgo potencial para los bañistas las motos acuáticas y otras embarcaciones de motor que las tintoreras. “Es muy raro que ataquen”, afirma Toni Garcia Rubies, especialista en reservas marinas del Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB-CSIC). “No es habitual que se acerquen tanto a la playa porque suelen huir del ruido y la presencia humana”, coinciden los científicos, que atribuyen la situación -a mediados de julio también se avistaron tintoreras en varias playas del Maresme- a una conjunción de posibles factores. En primer lugar, las últimas lluvias: “Está siendo un verano extraño climatológicamente hablando. Con las últimas tormentas, las rieras bajan más llenas y eso enriquece el agua de la costa”, explica García Rubies. Hay más plancton en el agua, cosa que atrae a las especies más pequeñas. Detrás, llegan los bancos de sardinas y anchoas y detrás de ellas, peces más grandes como las tintoreras. Otros factores pueden haber contribuido al fenómeno, como el descenso de embarcaciones deportivas en el mar -la crisis ha reducido su presencia- lo que supondría menor ruido y en consecuencia, mayor tranquilidad para las especies acuáticas. A pesar de la imponente presencia de este tiburón, que puede alcanzar los cuatro metros de longitud (aunque los ejemplares detectados medían unos dos metros), no tienen un comportamiento agresivo.

Que este verano hay un incremento de presencia de tintoreras en la costa también lo corrobora el veterano pescador tarraconense Joan Veciana -expresidente de la cofradía de pescadores- cuya embarcación (de pesca con palangre) capturó durante la semana pasada a más de una veintena de crías de este tiburón faenando delante de la costa de Salou, Cambrils y l’Hospitalet de l’Infant. “La verdad es que hacía años que no se veían mucho, pero durante tres o cuatro días estuvimos pescando hasta siete y ocho crías de tintorera de un kilo y medio aproximadamente; se quedan enganchadas en el anzuelo y las volvemos a lanzar al mar, y esta semana también hemos pescado algunos ejemplares”, explica Veciana quien añade que “están en época de cría y es normal encontrarlas en el mar, lo que sobra en el agua son las personas”, añade. 

Precisamente la pesca con palangre ha reducido muy significativamente durante las últimas décadas la presencia de tintoreras en el Mediterráneo. Varios estudios científicos coinciden en que la presencia de tiburones se ha reducido en un 90% en los mares y océanos de todo el mundo durante los últimos cincuenta años. Por ello, la Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN) incluyó la tintorera o tiburón azul en la lista roja de especies amenazadas, aunque todavía no se ha incluido oficialmente. 

“Antes se pescaban y se vendían, pero ahora está prohibido; la verdad es que daban mucha faena porque había que pelarlas”, dice. Veciana asegura que este verano hay muchas sardinas y otras especies de pescado azul -a diferencia de hace tres y cuatro temporadas cuando se dispararon todas las alarmas por el descenso de capturas de sardinas- “y los peces más grandes los arrinconan contra la playa para comérselos”. Según su experiencia “cada año la naturaleza hace que una especie críe más de la cuenta”. 

El experto en biología marina e investigador del Centre d’Estudis Avançats de Blanes (CSIC), Enrique Macpherson, afirma que “antes era mucho más habitual que peces de gran tamaño se acercaran a la costa, en la misma bahía del Port de la Selva, por ejemplo, se pescaban atunes y en las playas de Barcelona hubo tiburones hasta mediados del siglo pasado, y también se cerraban al baño por esta razón”. 

Pero los tiempos han cambiado y ahora, en verano, los bañistas invaden la costa: “Antes no había tanta gente haciendo fotos y las cosas no provocaban tanto revuelo”, insiste Veciana, que este invierno, por ejemplo, se topó con su embarcación con dos enormes cachalotes que andaban a apenas 20 metros de la playa de Torredembarra, “los veíamos respirar y expulsar el agua, pero prohibí expresamente a nadie del barco tomar fotos… ¡La que se habría organizado si eso se divulga, pobres animales! Mejor dejarlos tranquilos”. También este año, pero durante la primavera, un pescador que faenaba cerca de la cala Taballera, en el Cap de Creus, capturó con su red un tiburón de entre 200 y 300 kilos. “Una vez en una inmersión en Blanes a sólo diez metros de profundidad detectamos un banco de millones de anchoas, tampoco es algo común, pero son estas cosas que pasan de vez en cuando y decidimos mirar si las seguían peces más grandes y así fue”. 

Este verano, el avistamiento de tintoreras ha coincidido con otro de lo que en principio se pensaron que era cinco rayas en la playa de Sant Francesc de Blanes, donde por esta razón el pasado martes se izó la bandera roja y se prohibió el baño. Según Eusebi Esglees, de la cofradía de pescadores de Blanes, últimamente también se están detectando muchos ejemplares de un tipo de raya protegida -lo que significa que no se puede vender y si se pesca accidentalmente hay que volver a lanzarla al agua- en prácticamente todo el litoral catalán, desde Roses i Blanes hasta Vilanova i la Geltrú. Finalmente, y gracias a la fotografía que un bañista entregó a la Protección Civil, Toni García Rubies pudo identificar a los animales que han resultado ser una pastinaca, un animal que no es peligroso pero cuya picada resulta muy dolorsa. “También es algo poco usual, seguramente los animales andaba
n despistados”, dice García Rubies.

Fuente lavanguardia

 

Check Also

Pescadores canarios dicen sentirse ”especialmente agraviados” con la diputada Melisa Rodríguez (Cs) por ”dejarse camelar” por los ”dirigentes de la caza sumbarina con fusil”

El presidente de la Federación Regional de Cofradías de Pescadores de Canarias, el herreño Fernando …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *