Home / BIOLOGIA / El Seprona imputa el primer delito ambiental por pesca ilegal en Caspe

Notice: Trying to get property of non-object in /home/comopece/public_html/wp-content/themes/sahifa/framework/parts/post-head.php on line 69

El Seprona imputa el primer delito ambiental por pesca ilegal en Caspe

La Guardia Civil ha imputado a cuatro personas, de nacionalidad rumana, un delito ambiental por pescar de forma ilegal en el Mar de Aragón. Los hechos se remontan al domingo por la mañana cuando la patrulla de Mequinenza halló a los presuntos autores, procedentes de Madrid, en los alrededores del embalse con 20 kilos de carpines y luciopercas. Además, los agentes también incautaron una embarcación, numerosas redes totalmente prohibidas y varias cañas de pescar.

Es la primera vez que la Benemérita encausa con una infracción de carácter ecológico a los autores de prácticas ilegales en el embalse de Mequinenza. La pasada semana también se detuvo a otra persona, aunque, en esta ocasión, se le imputó un delito contra la protección de la fauna por la extracción de 230 peces, entre ellos especies protegidas. Se trataba de un hombre de 42 años de nacionalidad china que comercializaba todo el pescado en un establecimiento hostelero de la localidad catalana de Sant Andreu de la Barca; cuestión por la que también se baraja otro posible encausamiento por un delito contra la salud pública.

La no acotación del embalse de Mequinenza siempre ha sido el resquicio por el que los pescadores furtivos consiguen escapar a la ley y campar sin ningún tipo de consideración, incluso de forma reincidente, por los alrededores del pantano. Situación que parece que comienza a modificarse. La presión social que han ejercido vecinos y pescadores en el último mes está dando sus frutos. El primer paso se produjo hace un par de semanas con una reunión entre representantes de las asociaciones de pesca y el consejero de Medio Ambiente, Agricultura y Ganadería del Gobierno de Aragón, Modesto Lobón. En el encuentro, Lobón se comprometió a intensificar la vigilancia y a endurecer las penas.

Con respecto a esos compromisos, deportistas y agentes implicados ya los han podido ir comprobando. Durante quince días ha patrullado las aguas del embalse un equipo del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil de Huesca, junto con agentes de la Benemérita. Por otro lado, todo apunta a que los agentes del Seprona ya han recibido la orden de imputar delitos a aquellas personas que realicen prácticas ilegales de pesca en el pantano. Todo ello a pesar de que el embalse a día de hoy aún no está acotado y la normativa de pesca no establece que haya delito sin coto. Las asociaciones de pesca asumen con «prudencia» estos primeros pasos. Para ellos, lo esencial sería la acotación cuanto antes de los 500 kilómetros de costa para acabar no solo con el furtivismo y con la captura masiva de peces, sino con otros problemas como la basura acumulada, las acampadas ilegales, las hogueras o el incumplimiento de las medidas de control del mejillón cebra.

Iniciativas para el coto
Pasada la «ilusión» inicial por ver que DGA se «ha puesto las pilas», las sociedades deportivas de pesca se encuentran en estos momentos elaborando una serie de propuestas con las que mejorar la reglamentación sobre pesca. Tal y como les solicitó en su momento el consejero Lobón, que fijó que la acotación podría realizarse a principios del 2015.
En un principio sus iniciativas se centrarán, principalmente, en dos vertientes. Sus peticiones tendrán como objetivo final disuadir las «mafias» cuya pesca furtiva amenaza al Mar de Aragón. Normalmente, las capturas se destinan al consumo humano en los países del este de Europa, en los que hay una gran tradición por comer este tipo de pescado. En tan solo un mes, la Guardia Civil ha interceptado cerca de cinco toneladas de siluros, luciopercas, carpas y carpines. Por ello, solicitarán que se endurezcan las multas por cada unidad de carpa capturado de forma ilegal. Por ejemplo, actualmente, la sanción por la pesca este pez es de 35 euros mientras que por una trucha es de 300 euros.

Por otro lado, también propondrán encarecer las licencias de pesca. Sin embargo, esta última medida no ha gustado a los pescadores aficionados que no pertenecen a una asociación. Aseguran que en caso de aumentar las tasas, muchos de ellos no podrán hacer frente al coste de este deporte.

fuente lacomarca

Check Also

Salvamento Marítimo rescata a dos tripulantes de una embarcación a 61 millas del Cap de Formentor

Salvamento Marítimo ha rescatado a dos tripulantes de una embarcación a motor de diez metros …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *