Home / NOTICIAS / Cebos: La gusana de tubo Ideal para la pesca sobre fondos blandos

Notice: Trying to get property of non-object in /home/comopece/public_html/wp-content/themes/sahifa/framework/parts/post-head.php on line 69

Cebos: La gusana de tubo Ideal para la pesca sobre fondos blandos

La gusana de tubo (Diopatra napolitana) es uno de nuestros anélidos autóctonos más característicos. Típico habitante de las marismas costeras, las rías y los estuarios, la albiñoca, como también se conoce a este poliqueto, se encuentra representada en numerosas zonas de la Península Ibérica, en las que goza de alto aprecio como cebo de pesca, especialmente en lo que concierne a su uso sobre fondos de sustrato blando.

Este gusano, que vive oculto entre los sedimentos en el interior de una fundilla, presenta un cuerpecillo de textura blanda, si lo comparamos con el de otros anélidos empleados como cebos de pesca —caso de la rosca o del coreano—. En la librea de la gusana de tubo predomina la tonalidad marrón, que alterna con las franjas algo más verdosas. No alcanza longitudes excesivamente largas, ya que su talla media ronda los doce centímetros. Sus rasgos identificativos más reconocibles son sus bigotillos, que rematan la sección de cabeza, y toda una hilera de pequeños flecos, situados a ambos lados del cuerpo, que le sirven para desplazarse.

Ideal para fondos blandos y para pescar a garete
En las áreas de desembocadura, en el interior de los estuarios, así como en los arenales más próximos a la costa, la gusana de canuto forma parte de la dieta habitual de numerosas especies de interés deportivo, sobre todo de aquéllas que están acostumbradas a buscar su alimento entre los sedimentos del fondo.

Esta circunstancia hace de la gusana de tubo uno de los cebos más apreciados a la hora de pescar en esta clase de escenarios, en busca de peces como la dorada, la herrera, el salmonete, el lenguado o el mismísimo rodaballo. En este tipo de aguas interiores, especialmente en las zonas en la que es relativamente abundante, la albiñoca puede proporcionar resultados sorprendentes en lo que se refiere a la pesca del sargo, la baila y la lubina.

Por otra parte, en aguas abiertas, la gusana de tubo es un cebo de primera para la práctica de la pesca a garete en zonas de arena y de fango, en las que suelen buscarse, fundamentalmente, dos especies: la breca o pagel y la herrera o mabre. No quiere esto decir que la albiñoca no pueda emplearse sobre fondo duro o mixto. También en este tipo de sustrato, y en profundidades discretas, inferiores a los veinte y treinta metros., su vivacidad, su color y su olor, netamente ‘marisquero’, llamarán la atención de todo un ramillete de peces, normalmente de tamaño terciado, pero muy apreciados: pargos medianos, doradas, sargos, salmonetes de roca y chopas, entre ellos.

Durante la jornada de pesca, y especialmente durante los meses más cálidos, el empleo de una neverita o de un recipiente isotérmico resulta absolutamente imprescindible para mantener en buen estado nuestra gusana de tubo

Siempre viva y cuidadosamente conservada
Una de las claves fundamentales para utilizar este cebo con éxito es mantenerlo siempre vivo, muy protegido del calor y de la incidencia directa de los rayos del sol, ya que se trata de un gusano delicado, que muere y se corrompe con suma facilidad, si no adoptamos las precauciones oportunas.

De un día para otro, basta con conservarlo en serrín de madera en la parte inferior del frigorífico, a una temperatura entre 10 y 14º C. Si queremos mantenerlo vivo durante dos o tres días, habrá que mantenerlo, en cambio, en agua de mar en el interior de un recipiente de boca muy ancha, tipo barreño, por ejemplo.

Cambiaremos el agua dos o tres veces al día y emplearemos un oxigenador, si disponemos de él. Este recipiente ha de ubicarse siempre en un lugar fresco y oscuro, si queremos mantener el cebo en condiciones idóneas.

Ficha del cebo: La gusana de tubo (Diopatra napolitana)

Gusana_tubo2

Fondos: zonas de sustrato blando: arenales y zonas de fango, fondos mixtos de roca y arena, desembocaduras y estuarios.
Profundidad de pesca: desde los cuatro a los treinta metros de profundidad.
Técnicas: pesca a fondo y pesca a garete o ronsa.
Tipo de pescado: pequeño, mediano y terciado.
Especies: espáridos (breca, herrera, mojarra de piedra, mojarra rubia, sargos, doradas y pargos), lubinas y bailas, peces planos y salmonetes.
Conservación: viva, en agua de mar, o en serrín de madera. No soporta bien el sol, ni las temperaturas extremas (10-11º C es el valor de conservación idóneo).

fuente federpesca

Check Also

Pescadores canarios dicen sentirse ”especialmente agraviados” con la diputada Melisa Rodríguez (Cs) por ”dejarse camelar” por los ”dirigentes de la caza sumbarina con fusil”

El presidente de la Federación Regional de Cofradías de Pescadores de Canarias, el herreño Fernando …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *