Home / CURIOSO / Banco de La Concepción, montaña submarina donde cohabitan corales y cetáceos

Banco de La Concepción, montaña submarina donde cohabitan corales y cetáceos

El Banco de La Concepción, a 75 kilómetros al noreste de Lanzarote, es una montaña submarina donde habitan arrecifes vivos de corales amarillos y una multitud de especies pelágicas en busca de alimento, como cetáceos, tortugas tiburones y túnidos, en una de las áreas protegidas que hay en Canarias bajo la etiqueta de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) de la Red Natura 2000.

El proyecto INDEMARES se ha encargado de estudiar este área y, en Canarias, este trabajo de campo ha sido desarrollado por el Centro Oceanográfico de Canarias del Instituto Español de Oceanografía (IEO), ha explicado en una entrevista a Efe el científico del IEO Pablo Martín-Sosa.

El experto ha destacado que la riqueza biológica del Banco de La Concepción se encuentra influida por los fenómenos de afloramiento de aguas profundas, que propician la existencia de grandes concentraciones de pelágicos, entre los que destacan importantes cardúmenes de caballas y túnicos.

Los tiburones pelágicos, como cornudas, marrajos, quellas y zorros y de fondo, como quelmes y gatas, también son frecuentes.

Incluso, durante una campaña de investigación que tuvo lugar en el año 2013, investigadores de IEO hallaron al pie de la montaña submarina y a unos 1.000 metros de profundidad un importante yacimiento de fósiles del mayor depredador marino que ha existido en el mundo, el “megalodón”, un tiburón extinguido hace dos millones de años.

El Banco de La Concepción es, asimismo, importante como zona de alimentación para tortugas marinas, cetáceos y aves, en sus proximidades abundan chernes y merluzas y en sus fondos cohabita una rica fauna invertebrada, como el coral blanco de profundidad.

Esta riqueza atrae hasta el Banco de La Concepción a arrastreros de profundidad y palangreros de superficie, gallegos y portugueses, que faenan habitualmente en Mauritania, así como a marrajeros andaluces, ha comentado el investigador, quien ha señalado que sus principales impactos están relacionados con la presión pesquera.

La declaración de un área marina protegida conlleva varias implicaciones, por una parte, ha precisado el investigador, supone limitaciones, al menos sobre el papel, a las actividades humanas que se pueden realizar en su ámbito de influencia.

El espacio marino del Banco de la Concepción fue incluido en la Red Natura 2000, por su importancia ecológica, biogeográfica, socioeconómica y científica, el pasado mes de diciembre.

fuente eldia

Check Also

Pedimos en ICCAT que se prohíba la pesca de marrajo, ante el riesgo de que su población colapse

Tras la apertura el pasado martes de la reunión de ICCAT, donde estamos trabajando desde …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *