Home / BIOLOGIA / «Multábamos por coger cangrejos, ahora por devolverlos vivos al río»

«Multábamos por coger cangrejos, ahora por devolverlos vivos al río»

La proliferación del cangrejo rojo y el cangrejo señal en los ríos de la comarca ha trastocado el hábitat fluvial y su declaración como especies invasoras, el mundo deportivo de la pesca y su control. «Antes multábamos a la gente por cogerlos. Ahora tenemos que hacerlo con los que los devuelven vivos al ríos», comentó Esaú Escolar, presidente de la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla y León.
Los cangrejos «hay que llevárselos. Y llevárselos muertos, como marca la normativa». Un documento demasiado extenso que publica la Junta de Castilla y León y que, por experiencia, sabe que nadie lee detenidamente. Motivo por el que han editado un mapa-resumen con las novedades que afectan a la Ribera del Duero por segundo año consecutivo.
«El primero fue complicado. Ahora solo hemos leído la normativa y lo hemos adaptado», sostiene, para anunciar que la veda se abrirá el próximo domingo día 7 con carácter general. Sin embargo, recuerda que existen diferentes tramos donde «no se puede coger todos los días porque hay que compatibilizarlo con la pesca de la trucha. Se trata de los arec (aguas en régimen especial controlados) de Arandilla y Montejo de la Vega. «En ellos solo se permite martes y jueves hasta el 30 de junio, cuando termina la trucha».
Desde el 1 de julio funcionarán de la misma forma que el resto, permitiéndose la captura en todas las zonas hasta el 15 de octubre.
«Y en los escenarios deportivos, que simplemente son tramos de río donde se pueden organizar competiciones, solo se podrá coger cangrejos los lunes y viernes, si no se han convocado pruebas», puntualizó Escolar. Además, «esta temporada se podrá pescar en el Río Bañuelos y en el Arroyo de la Nava», comentó, señalándolos en el mapa. Una imagen similar a la que aparece junto a estas líneas, pero acompañada por un pequeño texto que resume las  reglas básicas: Disponer de licencia de pesca, ocupar un espacio máximo de 100 metros de orilla, usar solo cebos muertos y utilizar reteles con un diámetro mínimo de 42 centímetros etiquetados con el nombre, apellidos y DNI del pescador. «Cumpliendo estas normas, pueden llevarse todos los que quieran sin límite de número ni talla», recuerda Escolar, quien invita a que se haga por la gran cantidad de ejemplares que existen y lo «perjudicial» que resultan para las especies autóctonas.
Sin embargo, cree que no se podrá reducir su presencia. «Esto ya es imparable», aseveró, y comparó el efecto de estos invasores con otros como los percasoles, los alburnos, las luciopercas,  que también inundan Duero.
Más nutrias.
«Se trata de especies denominadas exóticas que se asientan en un nicho ecológico favorable para su reproducción y, al tener alimento suficiente, crían un montón», explica. «Su presencia afecta a las puestas de los peces de la zona, los ciprínidos, como los barbos, las bogas, los gobios, los cachos…», enumeró. En el caso concreto de los cangrejos, sus constantes desplazamientos perjudican a los huevos, de los que también se alimenta.
Por el contrario, su masiva presencia ha sido favorable para las nutrias, pues han conseguido incrementar las poblaciones. «Los estudios han demostrado que existe una relación entre los cangrejos señal en el río y el aumento de estos mamíferos», apuntó.
No hace falta irse muy lejos para comprobarlo. Tanto el Duero como el Bañuelos han sido elegidos como hogar por las nutrias. «Se tiende a pensar que prefieren aguas cristalinas, pero son capaces de renunciar a ello y no ser tan exigentes con la limpieza a cambio de alimento».

La proliferación del cangrejo rojo y el cangrejo señal en los ríos de la comarca ha trastocado el hábitat fluvial y su declaración como especies invasoras, el mundo deportivo de la pesca y su control. «Antes multábamos a la gente por cogerlos. Ahora tenemos que hacerlo con los que los devuelven vivos al ríos», comentó Esaú Escolar, presidente de la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla y León.
Los cangrejos «hay que llevárselos. Y llevárselos muertos, como marca la normativa». Un documento demasiado extenso que publica la Junta de Castilla y León y que, por experiencia, sabe que nadie lee detenidamente. Motivo por el que han editado un mapa-resumen con las novedades que afectan a la Ribera del Duero por segundo año consecutivo.
«El primero fue complicado. Ahora solo hemos leído la normativa y lo hemos adaptado», sostiene, para anunciar que la veda se abrirá el próximo domingo día 7 con carácter general. Sin embargo, recuerda que existen diferentes tramos donde «no se puede coger todos los días porque hay que compatibilizarlo con la pesca de la trucha. Se trata de los arec (aguas en régimen especial controlados) de Arandilla y Montejo de la Vega. «En ellos solo se permite martes y jueves hasta el 30 de junio, cuando termina la trucha».
Desde el 1 de julio funcionarán de la misma forma que el resto, permitiéndose la captura en todas las zonas hasta el 15 de octubre.
«Y en los escenarios deportivos, que simplemente son tramos de río donde se pueden organizar competiciones, solo se podrá coger cangrejos los lunes y viernes, si no se han convocado pruebas», puntualizó Escolar. Además, «esta temporada se podrá pescar en el Río Bañuelos y en el Arroyo de la Nava», comentó, señalándolos en el mapa. Una imagen similar a la que aparece junto a estas líneas, pero acompañada por un pequeño texto que resume las  reglas básicas: Disponer de licencia de pesca, ocupar un espacio máximo de 100 metros de orilla, usar solo cebos muertos y utilizar reteles con un diámetro mínimo de 42 centímetros etiquetados con el nombre, apellidos y DNI del pescador. «Cumpliendo estas normas, pueden llevarse todos los que quieran sin límite de número ni talla», recuerda Escolar, quien invita a que se haga por la gran cantidad de ejemplares que existen y lo «perjudicial» que resultan para las especies autóctonas.
Sin embargo, cree que no se podrá reducir su presencia. «Esto ya es imparable», aseveró, y comparó el efecto de estos invasores con otros como los percasoles, los alburnos, las luciopercas,  que también inundan Duero.
Más nutrias.
«Se trata de especies denominadas exóticas que se asientan en un nicho ecológico favorable para su reproducción y, al tener alimento suficiente, crían un montón», explica. «Su presencia afecta a las puestas de los peces de la zona, los ciprínidos, como los barbos, las bogas, los gobios, los cachos…», enumeró. En el caso concreto de los cangrejos, sus constantes desplazamientos perjudican a los huevos, de los que también se alimenta.
Por el contrario, su masiva presencia ha sido favorable para las nutrias, pues han conseguido incrementar las poblaciones. «Los estudios han demostrado que existe una relación entre los cangrejos señal en el río y el aumento de estos mamíferos», apuntó.
No hace falta irse muy lejos para comprobarlo. Tanto el Duero como el Bañuelos han sido elegidos como hogar por las nutrias. «Se tiende a pensar que prefieren aguas cristalinas, pero son capaces de renunciar a ello y no ser tan exigentes con la limpieza a cambio de alimento».
fuente diariodeburgos

Check Also

El ciclo del anisakis

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *