Home / CURIOSO / El velero que perteneció a Kennedy navega hasta Mallorca

El velero que perteneció a Kennedy navega hasta Mallorca

El Manitou, velero de 18 metros de eslora y que perteneció al presidente americano J.F. Kennedy, será una de las embarcaciones protagonistas de la III Edición de la Classic Silver Bollard Regatta, que se celebrará en Port Adriano del 30 de julio al 2 de agosto.

Esta embarcación, considerada todo un clásico y construida en 1937 por el diseñador Olin Stephens, repite experiencia un año más con el objetivo de volver a ganar como ya hiciera en 2013.

Se cuenta que cuando el joven Kennedy llegó a la Casa Blanca no sólo trasladó una nueva manera de hacer política sino su afición por el mar y por las competiciones náuticas. El barco del presidente de Estados Unidos era entonces el Leonore, una embarcación a motor de 92 pies que había inaugurado Harry S. Truman y que Kennedy trató de actualizar sin conseguir que fuera de su agrado.

JFK con su esposa Jackie (de blanco). | Robert Knudsen, White HouseJFK con su esposa Jackie (de blanco). | Robert Knudsen, White House

Fue entonces cuando el presidente estadounidense encargó al ingeniero naval John Tazwell que buscara un barco a vela de corte deportivo para uso presidencial y semanas más tarde, durante una visita a la US Guard Cost Academy, descubrieron el Manitou.

La embarcación, un yawl de dos mástiles, resultaba un modelo perfecto, lo suficientemente grande para poder navegar largas distancias (18,8 metros de eslora) y a la vez cómoda para viajar sin tripulación profesional a bordo. El barco había llegado a la academia de guardacostas tras ser donado por su primer dueño, James Lowes, en 1956.

Dos décadas antes, el empresario de Michigan encargó su diseño a Olin Stephens y se construyó en los astilleros M.M David Salomons con el objetivo de ganar la regata Chicago-Mackinac, objetivo que consiguió hasta en tres ocasiones (1938, 1940 y 1941).

Seguridad total a bordo

Los servicios de seguridad equiparon a la embarcación con los últimos sistemas de comunicación de la época. Desde la embarcación, JFK podía ponerse en contacto con cualquier punto del planeta como si estuviera sentado en su mesa del Despacho Oval.

El barco se convertía en el fiel compañero de Kennedy. Con este velero navegó por toda la costa de Nueva Inglaterra y compartió momentos de tranquilidad con sus familiares y amigos, aunque a bordo siempre viajaban guardaespaldas del Servicio Secreto y la embarcación era escoltada por una fragata de la Marina americana en sus desplazamientos. La vida social del Manitou tomó tanta relevancia que entre los medios de comunicación se le llegó a conocer como la Casa Blanca flotante.

Tras el asesinato de Kennedy, en 1968, y después de un intento fallido de compra por parte del magnate Aristóteles Onassis, que quería adquirir la embarcación como regalo de boda para su futura esposa Jacqueline Kennedy, el barco entró a formar parte de la colección del Museo Marítimo de Annapol hasta 1999. En esa fecha, el nieto del primer dueño del Manitou, James Lowe, lo compró y lo restauró por completo en base a los planos originales de la embarcación.

fuente nauta360

Check Also

El submarinista, fallecido ayer, podría haber sufrido un ataque al corazón, según la investigación

El submarinista, que falleció ayer en aguas de Ibiza cuando practicaba este deporte en las …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *