Home / HISTORIA / História: Pesca submarina ´El sitio más bonito y mejor del mundo para pescar es Mallorca´

História: Pesca submarina ´El sitio más bonito y mejor del mundo para pescar es Mallorca´

Tres títulos mundiales, otros tantos continentales y ocho nacionales adornan la carrera deportiva de Pedro Carbonell, una de las leyendas de la pesca submarina junto al también mallorquín Pep Amengual y al italiano Renzo Mazzari (todos con tres títulos). Carbonell había anunciado que en el Mundial de Venezuela (celebrado el pasado fin de semana y en el que se clasificó tercero) iba a hacer su última aparición internacional de alto nivel. Pero el tercer puesto conseguido y tener tan al alcance la posibilidad de hacerse con su cuarto título Mundial le hacen dudar sobre su retirada. Y el hecho de que la próxima cita se celebre en el Mediterráneo -se habla de Croacia- acrecienta las dudas. “Hay un 90 por ciento de posibilidades de retirarme, pero… tengo esa espinita”, afirma el mallorquín, que considera a su tío, Pep Amengual, el mejor pescador de la historia -“un pionero”, asegura- y que está convencido de que los mallorquines “somos muy especiales”.

-¿Por qué ahora?
-Son muchos años, desde los 18, en lo más alto de la pesca, la selección. Y ya llevo años que estoy cansado. La vida cada vez se complica más, el trabajo, la familia.. Cada vez cuesta más poder seguir el ritmo de entrenar y poderme ir 20 días o un mes a competir.

-Quería retirarse en lo más alto…
-Me ha quedado la espinita, lo he acariciado, lo he rozado y me he quedado con las ganas. Me da qué pensar.

-Estuvo a punto de lograr el título, el cuarto, algo que nadie ha conseguido. ¿Cómo afrontó este último Mundial?
-De los 63 participantes, quizás era el más tranquilo. Fui a un sitio en el que había 26 metros de profundidad y ya empecé a hacer esperas. A la media hora ya llegaron otros pescadores, como Kerejeta o el italiano Ramazzoti. Ellos les disparaban sin llegar al fondo y yo llegaba hasta el fondo y me quedaba haciendo una espera. Eso es lo que me hace dudar, pensar que lo he tenido cerca y que si lo vuelvo a intentar… Es ver que todavía estás bien…

-Entonces, ¿no hay retirada?
-No quiero decir que me retire del todo, pero probablemente sí. Lo que pasa es que si el próximo Mundial es en el Mediterráneo…. No sé. Tengo una espina clavada y tengo que ver cómo me puedo organizar el trabajo y de dónde saco el tiempo para poder ir a entrenar.

-¿Es un problema de tiempo?
-Todo el que es deportista de alta competición debe dedicar muchas horas. No sólo es la competición, también es entrenar. Y cuando yo me voy, es un mes sin trabajar y dejo de tener mis ingresos; es un sacrificio también económico, porque yo soy autónomo y tengo una hipoteca como todo el mundo.

-¿Todo un campeón como usted y con hipoteca?
-Como el 90% de los españoles. Nuestro deporte no es un deporte en el que te hagas rico; vives y lo haces porque te gusta, pero el ganar un campeonato no te repercute económicamente como ocurre en el tenis o el golf. Ganas y tienes un reconocimiento y es una satisfacción personal. Yo tengo un patrocinador, que me da una pequeña cantidad cada mes y otra de una subvención de la Fundació Illesport, desde hace cuatro años, pero ni mucho menos parecida a la que puedan tener los olímpicos. Sirve para los gastos de entrenamiento, el combustible de la barca y pagar a la persona que te ayuda.

-¿Con más ayudas habría tenido mejores resultados?
-Creo que mejor es imposible (afirma, entre risas). Lo que sí es cierto es que nos permitiría dedicarnos todo el año a la pesca submarina, podríamos estar siempre en forma. Y a mí personalmente me facilitaría ir a más competiciones, a las que no acudo porque tengo que trabajar.

-Escuchándole, parece complicado que los éxitos de Amengual y los suyos tengan continuidad con deportistas mallorquines.
-No, qué va, hay mucha gente detrás que está apretando. Aunque harán falta años para que salga otro pescador de alto nivel.

-Como Javi López, que ha sido suplente en Venezuela…
-Es un gran profundista. He estado entrenando este pasado verano con él y nunca había visto nada igual. Promete. Además, en la pesca, tal y como está evolucionando, ya que se premia menos piezas pero más grandes, es un sistema que le puede dar muchos triunfos.
-¿Se acuerda de su primer campeonato?
-Sí, en Sóller, con 16 años. No había juveniles y me pusieron a participar con los grandes: Amengual, Pep Tomás, Juan Ramón, mi padre que aún pescaba… Quedé quinto y había 40 ó 50 participantes.

-¿Cómo era entonces? ¿Qué pensaba?
-Nada. Para mí la pesca era mi vida. bueno, todavía lo es. Pero entonces no piensas en otra cosa que ir a pescar y pasártelo bien. Después ves que mejoras y piensas ´yo aquí puedo hacer algo´. Especialmente cuando a los 18 años hice segundo en el Campeonato de España aquí, en Can Picafort. Y en el año 90 hice campeón de Europa y de España, con 20 años. Entonces ya te planteas que algún día puedes ser campeón del mundo. Fue en 1996 y entonces es cuando te planteas, ´¿y ahora qué?´.

-¿Cómo se lleva ser el rival a batir? ¿Le hacen marcajes?
-Sí. Aunque lo más curioso es que en los dos últimos mundiales me han puesto al comisario más estricto; incluso sé que me había tocado otro y me pusieron a éste. Pero no es sólo a mí, es al equipo español en general; somos los rivales a batir, los favoritos, y nos ponen a los comisarios más rigurosos.

-¿Y ser una leyenda? ¿Un ídolo para los aficionados a este deporte?
-Bien, normal.

-Es más reconocido fuera de la isla, de España incluso, que aquí.
-Sí, porque aquí los que practican pesca son conocidos, amigos. Cuando vas fuera, a veces te ´secuestran´ y estás media hora haciéndote fotos. Pero no pasa nada, se lleva bien.

-Cómo ha pasado el tiempo desde su primer Mundial. ¿Qué recuerdos tiene de su debut?
-La verdad es que me acuerdo muy poco, pero seguramente estaba como un flan.
-¿De cuál guarda mejor recuerdo?
-Del primero, el de Gijón. Por ser el primero y porque al ser en España lo pude celebrar con mi mujer, con la familia y con los amigos. Y del que se hizo en Tahití, que creo que fue el más bonito; ganar un Mundial en lo que es la cuna de la pesca submarina, con unas aguas cristalinas, con peces diferentes… guardo un recuerdo impresionante.

-¿Tahití es el mejor sitio para ir a pescar?
-No, el más bonito y el mejor sitio del mundo para pescar es Mallorca. Como Mallorca no hay nada.

-¿Cuál ha sido su peor momento en competición?
-Con las derrotas. A mí no me gustan. Cuando he hecho un mal resultado, te cabreas y buscas el porqué. Es una cosa importante saber analizar. Pero los malos momentos los intento olvidar lo antes posible.
-¿Ha tenido algún accidente de descompresión?
-He tenido tres. El primero fue en el 89 y ni se sabía qué era. Hasta tres o cuatro años después no se supo. Se trata de un exceso de forma, cuando eras más rápido que los demás y puedes pescar más profundo, con menos intervalo de superficie, puedes llegar a tener uno, como la gente que va con botellas.

-Cuente algún secreto de la competición. Además de estar bien físicamente, ¿es más importante reconocer la zona de pesca o tener un buen espía?
-Son importantes las dos cosas. Hay que reconocer la zona y tener alguien allí que te asesore, los primeros días sobre todo, para que te oriente y te informe de qué peces hay, dónde se pescan y cómo…

-Y tener GPS y tecnología punta, porque se quejaron del equipo español en el último Mundial de Venezuela.
-El problema es que alguien que no tenía ni idea escribió que llevábamos GPS. Pero es que está en el reglamento. Lo llevaban también los italianos, los franceses… todo el mundo. Pero no fue determinante, porque se pescó cerca de la costa. De hecho, los sitios buenos se encontraban nadando, no con la sonda del GPS.
-Imagino que cuando usted empezó, la tecnología y la pesca no estaban muy unidos…
-Ha cambiado todo. La pesca se ha ido modernizando. Antes se tomaban marcas visuales, se apuntaban referencias. Luego nos dimos cuenta de que era mejor una fotografía. Y ahora está el GPS y te olvidas de apuntar señas.

-¿Es más cómodo y más fácil pescar ahora?
-Sí, sobre todo para quien se inicia. El traje, por ejemplo, vale lo mismo que hace quince años. Y además, son mejores. Y ocurre igual con los fusiles, los arpones, las gomas que cargan el fusil, la careta, los guantes… todo. Ha ido evolucionando para bien.

-Ahora, pese a que debe recuperar el tiempo en su trabajo, puede descansar. ¿Qué hace para desconectar?
-Tengo tanto trabajo atrasado que no da tiempo a pensar en otras cosas. ¿Cómo descanso?… Pues me voy a pescar. Para mí, el descanso es ir a pescar, no ir a trabajar. Descanso cuando me tiro al agua y el móvil está desconectado.

-Entonces, seguro que no dejará de competir.
-No. Seguiré participando en los campeonatos de España y en algunas pruebas internacionales que no sean de muchos días, como el de Villacarlos o el masters. Lo que me cuesta mucho es irme casi un mes al extranjero.

-¿Sería diferente de dedicarse profesionalmente a la pesca submarina?
-Sí, claro. Tengo que trabajar y compaginarlo con los entrenamientos y la competición. Habría alguna posibilidad de ser profesional, como ocurre con algunos pescadores de Chile, Italia o Francia: ellos pescan y lo llevan a la lonja para venderlo; y así pueden dedicarse profesionalmente y no tienen que dedicarse a otra cosa.

-Pese a los éxitos que han logrado, no están ustedes muy bien vistos. Y hay unas normas estrictas.
-Si hay que tener una licencia, un seguro y hay que respetar una reserva y unos días, hay que hacerlo. Hay que cumplir las normas, porque además es un bien para todos. Aunque lo que sí es cierto es que a veces hay cosas que no se entienden. En la pesca submarina es el pescador el que decide qué pieza pesca y en otras artes no es así, pero curiosamente está restringido para los que hacemos pesca submarina. A veces da la sensación de que estamos marginados, mal vistos. Quizás es porque somos menos y es fácil salir perjudicados.

-¿Esta situación está afectando, disminuye la afición?
-No. Hay mucha afición. Como vendedor de material de submarinismo, puedo decir que cada año vendo más fusiles. Eso quiere decir que hay una base y una afición muy grande. Lo que hay que hacer es regular esta situación y conseguir que esta afición haga las cosas bien.

-Ya para acabar, ¿por qué un lugar tan pequeño como Mallorca tiene tantos deportistas de alto nivel? Hay quien cree que los mallorquines son una raza especial…
-Quizás sea así. Es el carácter mallorquín. Somos individualistas. No sé si es porque siempre, durante toda la historia, hemos estado invadidos por otras culturas y por eso somos tan reservados. También somos muy cabezones y cuando te propones una cosa no te detienes hasta conseguirlo.

-Siento tener que hacerle esta pregunta, pero no podemos concluir sin que sepamos qué opina: ¿Quién es el mejor pescador de la historia, usted o Amengual?
-Mi tío. Él fue quien abrió el camino a todos, fue un pionero. Antes estaba Gomis, pero Amengual continuó el trabajo que había iniciado.

-¿Y el segundo mejor?
-¿Yo? -ríe-. Estamos ahí los tres, con tres mundiales… Y ésa es la espinita. Si hubiese quedado en Venezuela lejos de los primeros (fue tercero), no me lo pensaría, pero me vi tan cerca de lograr el cuarto título… Te ves ahí, eres más rápido, el único que llega al fondo a hacer las esperas, aguantas la presión, no te pones nervioso… Hace que te lo pienses. Dicen que el próximo Mundial será en Croacia, y no está lejos. Dejaremos una puertecita muy pequeña abierta.

Check Also

Famosos que practican pesca submarina: Tiger Woods

Uno de los golfistas más grandes de todos los tiempos tiene un deporte que encaja …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *