Home / DENUNCIAS / ‘España va a ir a por quienes destrocen el patrimonio subacuático, que es de todos’

‘España va a ir a por quienes destrocen el patrimonio subacuático, que es de todos’

España lo tiene claro: piensa ir a por los piratas que saqueen nuestros pecios, estén donde estén. La reciente victoria judicial obtenida en Washington sobre la empresa Odissey por el pecio de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes ha envalentonado al Ministerio de Cultura. “Se ha demostrado una vez más a todo el mundo que, a falta de poder proteger físicamente todos nuestros barcos hundidos, podemos defenderlos en los tribunales”. Quien con legítimo orgullo habla es Iván Negueruela, director del Arqua (Museo Nacional de Arqueología Subacuática), jefe de la expedición al pecio de Las Mercedes del pasado mes de agosto en la que se recuperó un cañón y 11 piezas más de alto valor arqueológico. Hablamos con él en el Museo Arqueológico Nacional, donde acude para dictar una conferencia sobre la expedición del pasado mes de agosto.

¿Cómo fue la expedición?
La idea era: primero, rendir homenaje a las víctimas. Segundo, comprobar que Odissey no había mentido sobre las coordenadas. Y tercero, hacer el trabajo arqueológico; un mapeado de todo el sitio y ver en qué estado se encuentra el resto de la fragata. Nos interesaban saber qué es lo que queda y en qué estado está.
¿Qué encontraron?
En seis días hemos encontrado 21 cañones de hierro de los 28 o 30 que llevaban, pero en muy mal estado. Tres cañones de bronce de los 12 que llevaban, en muy buen estado. Cuatro anclas. 240 lingotes de cobre y estaño, pero llevaba unos 800 de cobre y 1.100 de estaño. Un cajón de plata muy estropeada que se envía a Cádiz para que sea fundida. Un candelabro de plata, monedas, platos…
Han tenido que dejar cosas allí. ¿Cree que podrán volver?
Hemos sacado las piezas que documentasen que estábamos en el pecio, por ejemplo, un tipo de cubiertos que no conocíamos hasta ahora. Hay petición de una segunda campaña para 2016 y entonces nos plantearemos sacar más cosas. Cuando das con la clave de hacer expediciones subacuáticas por debajo de los 1.000 metros [La Mercedes está a 1.200 metros de profundidad], sólo hay que perfeccionar el sistema.
¿Qué hubiera cambiado si hubiésemos encontrado ese pecio antes que Odissey?
Si el museo hubiera localizado ese yacimiento antes que el Odissey hubiéramos hecho una excavación igual de rigurosa que las que hacemos en tierra. En toda excavación en tierra se recuperan los objetos con sumo cuidado. En el agua hubiéramos hecho lo mismo. Para las siguientes campañas vamos a desarrollar mucha tecnología de excavación.
Con lo que han encontrado, ¿podemos hacernos una idea de cómo estaba el pecio originariamente?
El problema de estos cazatesoros es que, como van sólo a por la plata, destruyen todo el yacimiento arqueológico. ¿Cuántas de las piezas que hemos filmado no serán piezas que ellos han descartado y tirado por su borda? Eso ya no se puede saber. Es como si hubiera caído una bomba encima.
¿Cómo le explicaría lo devastador de la destrucción de Odissey a alguien que simpatice con esos cazatesoros?
En EEUU suelo poner un ejemplo: “Es como si en cualquiera de los cementerios de Nueva York entrase una empresa de cazatesoros y destrozase las tumbas para ir arrancando de los cadáveres los anillos, los pendientes y las alianzas de oro sin ningún respeto a los difuntos de ustedes, a sus creencias y sus tradiciones, y lo dejasen todo destrozado”. Eso deja a los americanos aterrorizados. No sólo es un robo absoluto, es un delito y lo ha dicho un tribunal estadounidense. La Savage Law anglosajona del siglo XVII, dice que el tesoro es para quien lo encuentre. En el resto de Europa decimos que la arqueología del arte es de todos los ciudadanos.
¿Cuál es el papel de nuestro gobierno en la protección de estos pecios?
Tenemos que convencer a todos los españoles de que esto es patrimonio universal y a España le toca liderar la defensa jurídica de sus galeones españoles, porque es un patrimonio común subacuático. Cada vez que el gobierno de España vaya con las pruebas suficientes ante un tribunal ganará los casos de expolio subacuático como ha sucedido en Washington. Liderar esa defensa es ir a por los que estén destrozando el patrimonio de todos.
¿Por qué no buscamos nosotros nuestros pecios y los estudiamos antes de que los destrocen?
El problema que tenemos los estados, al menos España, es que tenemos muchos barcos hundidos, pero no tenemos el dinero para comprar un barco como el que tiene Odissey. Eso desequilibraría mucho el presupuesto de Bellas Artes. Yo propuse la compra de un barco en el año 97, pero al final no se hizo. Deberíamos tener un barco y, con la información de todos nuestros archivos navales, intentar adelantarnos a los cazatesoros. Mientras no tengamos esos medios ni plantilla para hacerlo, hay que ir a por cazatesoros directamente.
¿No sería preciso tener un cuerpo policial de élite especializado en proteger este patrimonio?
En el Arqua damos cursos a la Guardia Civil del mar y a los GEAS (buceadores de la Guardia Civil). En las 12 millas de mar territorial, la Guardia Civil ya está protegiendo los pecios. El problema está en vigilar el resto de los océanos. Lo que a mí me gustaría es que tuviésemos los medios para hacer las investigaciones y las operaciones necesarias y poder mandar dos misiones internacionales por año. Pero esa decisión corresponde a los políticos.
¿Podría hacerse legalmente?
Legalmente se puede hacer porque la convención de Unesco de 2001 establece claramente que mientras se trate de un buque de Estado, que sea propiedad de un país en cuestión, es como un trozo de su territorio; es suelo español, como la embajada, aunque esté en el mar territorial de otro país. En cuanto a los pecios privados, la defensa corresponde a los descendientes del dueño de la flota. Pero la legislación es diferente. Cuando no caducan nunca los derechos es cuando el barco lleva bandera nacional. Además es un cementerio y por eso lo que hemos hecho cuando hemos estado allí ha sido poner una placa en homenaje a los que murieron en la Mercedes.
¿Hay un antes y un después tras ganar el juicio a Odissey?
Es notorio el cambio de timón muy positivo que ha dado la dirección general de Bellas Artes y todo el Ministerio de Cultura a favor de la arqueología subacuática. España había hecho hasta ahora el trabajo jurídico y faltaba hacer el trabajo arqueológico, que es lo que hemos hecho en esta campaña. Es la primera vez que el Ministerio se comprometía con un estudio de este tipo.

fuente elmundo

Check Also

Salvamento Marítimo rescata a dos tripulantes de una embarcación a 61 millas del Cap de Formentor

Salvamento Marítimo ha rescatado a dos tripulantes de una embarcación a motor de diez metros …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *