Home / BUCEO / Galeones y otros pecios hundidos en el litoral vasco

Galeones y otros pecios hundidos en el litoral vasco

En ‘Historias de la Historia’ este mes nos hemos sumergido en las profundidades de la costa vasca para descubrir barcos hundidos. Nos ha ayudado Ana Benito, arqueóloga subacuática de la sociedad Aranzadi, que actualmente prepara un libro sobre los naufragios contemporáneos en Euskadi.

“Es impresionante lo que tenemos en la costa vasca”, ha asegurado Benito en el programa de la Cadena SER, pese a que, según la experta, “todavía sólo conocemos un porcentaje muy pequeño, porque solo se ha trabajado muy cercano a la costa”.

Sólo en la Bahía de La Concha hay, al menos, tres pecios: el de los relojes, el de los flejes y el Mamelana III. Alejandro Larrodé, coordinador del área museística del Aquiarium nos explica la historia de dos de los cañones que flanquean el Aquiarium, que pertenecieron a un barco inglés hundido en la Bahía en el siglo XIX.

La desembocadura del Oria y la bahía de Guetaria son las zonas de nuestro litoral en las que más restos se han descubierto. El primer naufragio documentado se produjo en el Cabo de Higuer en la época romana. Los últimos, según Benito, recientes, como los del Maro en Jaizkibel o el Michelle, en Saturrarán, etc. Entre otras curiosidades, Benito nos retrotrae al comercio de esclavos con la urca de Guetaria.

ENTRE INDIANA JONES Y COUSTEAU

JOSU SEGOVIA

Unai Artaloitia, de la asociación Kresala, lleva más de 30 años buceando. La mitad de ellos al frente de este club de submarinismo de Amorebieta. Su afición por el submarinismo y la historia les motiva para que, cuando la situación es favorable, entre 5 y 8 compañeros se adentren en los fondos del Cantábrico a buscar respuestas, a buscar historias sumergidas.

Pero antes de adentrarse, en ocasiones, a casi 100 metros de profundidad, linterna en mano, el equipo capitaneado por Unai desarrolla un trabajo de investigación en tierra. Hace falta “tirar de mapas, hemeroteca, escuadra y cartabón”, pero también de algo muy sencillo y en ocasiones clave, “preguntar a los lugareños porque siempre hay quien recuerda que su abuelo le contó que un barco se hundió… otro que te dice que leyó en un libro…”

Una vez atinado el tiro, se procede a la inmersión. Uno de los hallazgos, tras varios intentos sin éxito, fue descubrir un carguero nazi, el ‘Hochheimer’, frente a las costas vizcaínas. Como suelen hacer cada vez que localizan un pecio, “procedemos a su identificación, elaboramos un croquis, apuntamos detalles importantes del barco, las pistas que el casco puede darnos sobre el motivo del hundimiento, la hora del mismo que, en este caso, nos lo marcó el reloj aún visible en el puente de mando.”.

Y aunque parezca increíble, nadie parece interesarse por esta documentación histórica, “ningún organismo, archivo o entidad se ha interesado por nuestros trabajos”. Hallazgos que ellos comparten con todo el que quiera a través de su página web http://www.kresala.blogspot.com.es/

Pero como Indiana Jones, también Unai busca su santo grial: el bou ‘Nabarra’hundido en el 37 frente a las costas de Matxitxako.

fuente cadenaser

Check Also

El mundo rural exigirá respeto en una movilización histórica en Córdoba

El mundo rural ultima los preparativos para la Manifestación en Defensa del Mundo Rural y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *