Home / BUCEO / Un español bajo el hielo del Baikal

Un español bajo el hielo del Baikal

Paco Acedo ha estado bajo las capas gélidas de todas las regiones polares del planeta. Ha pisado, para luego sumergirse y entrar en el misterio de las frías aguas de la Antártida, del lago Baikal en Siberia –su reciente expedición en solitario-, del Mar Blanco o Groenlandia, donde vivió con los últimos cazadores esquimales del planeta. Acaba de publicar ‘Las dos caras del hielo’, un resumen de sus aventuras subacuáticas.

Usted cuenta con un récord, atravesar en solitario el lago Baikal

No. No es un récord, simplemente no se ha hecho una travesía parecida en solitario. Mi idea era esquiarlo, caminarlo, en diferentes puntos y en otros hacer inmersiones y descubrir sus fondos. Hasta entonces nadie había planteado la combinación de ambas disciplinas deportivas en una zona tan inexplorada.

Era un plan de 26 días, pero no pude terminarla por las condiciones climáticas. La parte del norte, debido al cambio climático era muy inestable y no se podía cruzar. La travesía era inviable.

BaikalAndrey Nekrasov

Porque el plan era cruzarlo usted solo con todo su equipo de travesía y buceo extremo. ¿Cómo fue?

En los primeros cinco días de travesía me caí al agua: el Baikal advertía que eso iba en serio, que era inviable y tras tres intentos para atravesar los casi 700 km de lago, tuve que desistir.

Viajaba solo, que era como pensé la expedición, con la tienda, comida y equipo para el frío y para bucear. Solo en los puntos donde tenía planteadas las inmersiones contaba con ayuda. En esos sitios hay que romper la capa de hielo, que en ocasiones es hasta de metro y medio de grosor. Ahí me apoyaba con gente local.

Y una vez que perfora el hielo, ¿qué se ve en los fondos del Baikal?

Lo bonito es precisamente eso, que no sabes qué te vas a encontrar. Porque allí no te encuentras con focas, que las hay, una especie local; en cuanto te oyen, desaparecen.

Cada inmersión es sinónimo de incertidumbre, de misterio. Cada vez que bajas te enfrentas a un paisaje inexplorado, a la maravilla del espectáculo natural de las catedrales de hielo, al mundo invertido. Además, una de las cosas más bonitas de bucear bajo hielo es que los paisajes que se forman jamás se repiten, es siempre exclusivo, los colores, las formas… De ahí siempre esa sensación de emoción, miedo.

Andrey NekrasovAndrey Nekrasov

Una de las máximas del buceo es que siempre hay que bucear en pareja, usted no lo hace.

Sí, eso es cierto en el buceo deportivo. En exploración submarina es otra cosa. Posiblemente sea el buceador que más reglas incumple, pero dentro todo eso buceo con cabeza.

¿Cuánto tiempo se puede estar abajo?

Depende del buceador y de lo que el cuerpo aguante. El agua del Baikal, al ser dulce está a unos cero grados, el problema es cuando sales, a un ambiente de hasta menos 30. Ahí toca refugiarse en la tienda, y claro, antes de bajar, piensas el momento, que no haya ventisca, que las condiciones externas sean llevaderas…

baikal

¿Cuáles son las dos caras del hielo a las que hace referencia el título de su libro, autoeditado por usted?

Es el doble simbolismo de lo que representa la exploración sobre y bajo el hielo. Por una lado es la atracción, la belleza, el peligro; y por otra, es señalar el problema del cambio climático y cómo lo están sufriendo las gentes que viven en los polos.

fuente rbth

Check Also

Requisan en Vigo un atún rojo valorado en 5.000 euros

Agentes de la Guardia Civil se incautaron ayer en el Puerto de Vigo de un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *