Home / BUCEO / Las familias montan un operativo propio en busca de los dos desaparecidos en Cíes

Las familias montan un operativo propio en busca de los dos desaparecidos en Cíes

Buceadores amigos de la familia de Borja Alonso y Filipo Carvalho desafiaron el mar de fondo y se sumergieron durante dos horas ayer en la zona del naufragio y hallaron nuevos restos: un trozo de proa, cuerdas y hierro. Manuel Carvalho, padre de Filipe, y Olegario y Xoán Alonso, tíos de Borja, llevan tres días montando un dispositivo de búsqueda propio a bordo de la embarcación O Carolo. Cada día, salen del puerto de Bouzas a las ocho de la mañana y rastrean hasta la tarde la bocana sur de la ría en busca de su hijo y su sobrino, respectivamente. Los dos jóvenes marineros desaparecieron el viernes cuando pescaban robalizas en la planeadora Látigo en un entorno de rompiente en el islote Boeiro o Agoeira, al sur de las Cíes. Por tierra, sobrinos y primos de Borja buscan en cada roca pistas sobre el paradero del náufrago.

Las familias de los dos pescadores son experimentada gente del mar que sigue sin entender cómo se produjo el naufragio. Lo que están seguros es que los cuerpos tienen que estar debajo del lugar donde apareció la planeadora, a menos de media milla al sur del islote. En el rastreo de ayer, dos hombres rana de confianza que bajaron a título particular localizaron otro pedazo de la proa del Látigo, nave auxiliar del Messi, así como un hierro y cuerdas. Lo hicieron en extremas condiciones de mar de fondo, con fuerza de 3 a 4, por lo que tuvieron que subir pronto.

A la misma zona acudieron los buceadores del Grupo Especialista en Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, con la finalidad de evaluar el escenario de cara a sumergirse mañana o, seguramente, el jueves, a medida que mejore el estado de la mar. Será una operación combinada con los buzos de Salvamento Marítimo de Fene.

Los familiares de los desaparecidos observaron cómo el equipo de buceadores profesional hacía sus pruebas de descompresión pero se decepcionaron al ver que no iban a sumergirse. «Eles nin se mollaron», lamentó ayer el padre de Filipe Carvalho.

Los pescadores esperan al viernes, porque prevén buen tiempo. Por este motivo, están reclutando buzos entre amigos y compañeros para hacer un rastreo completo en el lugar del naufragio. «Pensamos que ellos están ahí», dice Manuel Carvalho, que se trasladó desde Portugal hasta Baiona para participar en la búsqueda. «Llevamos tres días con dos hermanos de Julio Alonso [ex patrón mayor de la cofradía de Vigo y padre de Borja] buscándolos y no consigo encontrarlos. Estuvimos en Agoeira y encontramos un cacho de la lancha».

«Filipe siempre llevaba el chaleco salvavidas puesto, él era muy experimentado como Borja, que conocía todo del lugar y era un percebeiro muy experimentado No sé qué pasó, no entendemos nada. Quizás se les averió el motor. El mar se llevó a mi único hijo y a mi amigo», dice angustiado tras desembarcar en el puerto de Bouzas. Ahora, queda al cuidado de su nuera y dos nietos.

A bordo de O Carolo, propiedad de un tío de Borja, también va a cada rastreo Olegario Alonso. La jornada de ayer fue larga: «Intentamos buscar restos que estivesen a flote, localizamos o sitio onde está a proa e uns amigos buzos atoparon un cacho da proa. Os corpos non os viron porque alí é difícil mergullarse. O venres ímolo intentar de novo, han baixar bastantes buzos», relató.

Olegario Alonso cuenta que el domingo perdieron media jornada siguiendo la pista falsa de las mochilas halladas en las playas de Melide y Barra, en Cabo Home. Pero ayer se centraron en el islote Boeiro-Agoeira, donde creen que están los cuerpos y el triángulo de Baiona y Monteferro. «Pode que estean atrapados nunha brecha na Agoeira e se saen a flote os corpos irán parar á costa de Baiona porque a corrente vai para abaixo», explica Olegario Alonso.

«Pode que estean atrapados nunha brecha, se saen a flote irán cara a costa de Baiona»

Olegario Alonso

«El mar se llevó a mi único hijo y a mi amigo. No entendemos qué les pasó, quizás se les averió el motor»

«Filipe siempre se ponía el chaleco y Borja era un experto percebeiro que conocía muy bien esa zona»

«Llevo tres días buscando a mi hijo y a Borja con dos hermanos de Julio Alonso y no consigo encontrarlos »

Manuel Carvalho

Tres helicópteros se turnaron en el rastreo y en tierra la búsqueda llegó a Cabo Silleiro

La escasa visibilidad dificultó a primera hora de la mañana el envío de apoyo aéreo a la flota que busca a los desaparecidos pero, a media mañana, Salvamento Marítimo ya tenía en vuelo a dos helicópteros, al que se sumó un tercer por la tarde. Las tres aeronaves se turnaron para sobrevolar la ría de Vigo a lo largo de la cuarta jornada de búsqueda. Participaron el Pesca I y el Ángel de la Policía Nacional por la mañana y luego les relevó el Helimer 209. No encontraron nuevos restos.

Tanto la Guardia Civil como el Servizo de Gardacostas y Salvamento Marítimo desplegaron sus respectivos buques, por la mañana en dirección al norte, rumbo a A Lanzada, y por la tarde, hacia Cabo Silleiro, en Baiona.

En las rocas de Monteferro, aparecieron ayer pantalones pero, según la familia, no pertenecen a los desaparecidos.

En tierra, se han incorporado a la búsqueda los hombres de Protección Civil y del Grumir de Nigrán y Val Miñor. Salvamento Marítimo les adjudicó una zona de Baiona a Guarda, en el entorno de Cabo Silleiro. Recorrieron a pie la zona, buscando entre las rocas repletas de recovecos, y sin encontrar nada. Es una búsqueda complicada por el enorme número de grietas.

Entre los barcos que barrieron la ría se encontraban la Salvamar Mirach, María Pita, Paio Gómez, Sebastián Docampo y Corvo Mariño, así como los GEAS de la Guardia Civil. Hoy por la mañana se emprenderá la quinta jornada de rastreo.

fuente lavozdegalicia

Check Also

Requisan en Vigo un atún rojo valorado en 5.000 euros

Agentes de la Guardia Civil se incautaron ayer en el Puerto de Vigo de un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *