Home / CURIOSO / Isabel García Tejerina, así es la Ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente
TELVA 938 JUNIO 2017 GENTES ISABEL GARCIA TEJERINA

Isabel García Tejerina, así es la Ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente

El apabullante CV de Isabel García Tejerina (ingeniera, abogada, máster en Davis…) y los vocablos que maneja su ministerio, pueden dejar encogido, en principio, al periodista que no sea del ramo. Pero después de esta larguísima y reveladora charla, en la que, para hablarme del Brexit, la corrupción, lo que le inculcaron sus padres, la alimentación o el tenis, garabatea folios con cifras muy precisas y porcentajes, me parece una mujer cercana y fuerte que, como las columnas mastodónticas que flanquean su ministerio, da la impresión de estar hecha para aguantar lo que le echen.

Por las mañanas a la Ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, (48 años, Valladolid) le divierte subir de dos en dos y a zancada limpia, retando a su escolta, los peldaños de la magnífica escalera del Palacio de Fomento, donde hoy disparamos la primera foto. Angus, su eficaz y discreta secretaria, prepara los portafolios rojos de ministra. “No le saquéis con los azules que esos son de la Secretaría de Estado”.

PUBLICIDAD

Algunos mediodías se toma una tortilla francesa de la cafetería y sale como una bala en su Vespa (“con matrícula VA de Valladolid”) rumbo al Club de Campo donde le espera su profesor de tenis para machacarle el revés.

Da igual que sea Semana Santa o San Isidro, junto a su mesa de despacho, conviven incólumes un Nacimiento que puso allá por la Navidad de 2014, con sus consiguientes velones y Christmas escritos por sus sobrinos. Reconoce, con algo de vergüenza, que aún no le ha dado tiempo a quitarlos.

Viste su propia ropa: blusa de Uterqüe, falda tubo de Paule Ka y salones Célinecon tacón de 8 centímetros. “Si tengo que subir la escalera con los de 12 que me habéis traído, me lesiono fijo”. En el antedespacho donde le maquillan, brotan lozanas orquídeas en sus búcaros, junto a cientos de papelotes, revistas plagadas de vacas y tractores y también una caja de pomelos que le ha mandado un agricultor agradecido. “Llevaos los que queráis, por favor”.

Tiene una facha imponente, lograda a base de años de deporte de competición y buenos genes.” No me pinto apenas, -dice muerta de risa-porque no me da tiempo, pero tengo unas cuantas cremas para invierno y otras para verano que me recomienda la dermatóloga”.

Después de las fotos se cambia y no le importa nada salir descalza a toda prisa para regalarle al equipo, antes de que se vaya, un cofre con los aceites de oliva que han ganado en el concurso de catas del ministerio.

Son ya las 4 de la tarde, así que en torno a la mesa redonda de su despacho, nos acomodamos la ministra, su jefe de Prensa, su directora de Gabinete y yo, con una bandeja de montaditos y Aquarius. Pide que enciendan la lámpara articulada, modelo interrogatorio de tercer grado, que ha pedido al subsecretario, porque hay tan poca luz en su despacho que en las reuniones de la tarde se estaba dejando la vista.

¿Me va a decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad? (risas) ¿Se va a coger algunos días de Semana Santa? Sí, sí. El miércoles por la noche me iré a Valladolid a ver a mi familia y a descansar.

Su ministerio no acapara titulares rimbombantes como el de Economía o Hacienda. Dicen de usted que se mueve igual de bien negociando en Bruselas que con los ganaderos, es eficaz y discreta, evita enredos y es leal al partido. ¿Le dio vértigo dar el salto a la primera fila?

La verdad es que me dio más vértigo en 2000 decir que sí a la Secretaría General de Agricultura y Alimentación que, en 2014, aceptar al cargo de ministra. Pues en 2000, con 31 años, apenas llevaba uno de asesora en el gabinete del ministerio. Pero poco tuve que decidir, porque Miguel Arias me lo dio hecho (risas). En esa etapa recuerdo que cuando le contaba algunos problemillas que tenía, me decía: “Isabel, es que ahora juegas en primera división y las patadas van a la espinilla”.

Tras años de trabajo como secretaria general en la legislatura de Aznar y, después, en la de Rajoy, estaba muy contenta con el trabajo importantísimo que se realizaba. Y ¡claro que inicialmente me dio vértigo aceptar la cartera!, pero como hubo un periodo previo en el que se especulaba con el nombre de Arias Cañete para encabezar las listas al Parlamento Europeo y mi nombre estaba en muchas quinielas, de alguna manera tuve tiempo para que mi cabeza se fuera haciendo a esa posibilidad.

¿Cómo lleva la presión de ser la number one?

Tuve la suerte de trabajar 6 años y pico al lado de Arias Cañete y lo que yo no había hecho directamente, lo había visto hacer. Aunque por supuesto no es lo mismo, por ejemplo, presidir una reunión que asistir a ella. Cuando estaba de número 2, mi papel muchas veces era sentarme a la derecha de Miguel Arias, en reuniones importantísimas pasándole la información que él necesitaba, pero con una presión mucho más baja que cuando he tenido que llevar yo sola las riendas de una negociación y ha sido mi responsabilidad llegar o no a un acuerdo.

¿Quién marca su agenda?

En gran medida yo misma, aunque también se delega, parte de su configuración, en el gabinete. A diario llegan infinidad de peticiones para acudir a congresos, visitas o presentaciones, dentro y fuera de España. Y a pesar de que creo que es necesario salir, también lo es estar en el territorio, especialmente en un ministerio como el mío. Se aprende mucho, te enteras de las preocupaciones de la gente que de otro modo no te llegarían.

Así que para mí es esencial estar presente físicamente en el día a día del ministerio, teniendo “diez” reuniones diarias, como en ocasiones es mi caso.Al final, depende de la auto-exigencia y grado de responsabilidad de cada uno. Sin duda se puede hacer una agenda más cómoda o más selectiva, sobre la base de otro tipo de criterios… Creo que yo me maltrato bastante, y aun así siempre pienso que no llego a todo lo que quisiera.

España (ahora) ¿va bien?

Sí, y le voy a decir tres razones para que se lo crea.

(En este momento coge un Pilot y se pone a trazar flechas y números sobre un taco de folios en blanco, acción que repetirá varias veces a lo largo de la entrevista, como para refrendar sus palabras).

Una: en lo que llevamos de año hay más de 8.400.000 mujeres trabajando. Más que nunca antes en la historia, más que en el mejor momento de nuestra economía. Y este dato en diciembre de 2017 será mejor. Porque el crecimiento económico se traduce en creación de empleo, que es la obsesión de este gobierno.

Por otra parte, el poder adquisitivo de la gente está mejorando, porque se ha controlado la inflación y eso es bueno para reactivar el consumo. Además, estamos creciendo de forma equilibrada; el crecimiento se traduce en empleo, es el gran cambio estructural de la economía española, el mejor reparto de riqueza.

Por otra parte, hemos recuperado el prestigio a nivel internacional. Y como yo soy patriota y me creo España, pues estoy feliz de vivirlo. A la vez, no perdemos la perspectiva de que queda mucho por hacer, pero tenemos el impulso necesario para ello, si podemos avanzar por este camino.

La corrupción es una plaga nacional. Usted el 18 de enero de 2016 tuvo que poner de patitas en la calle al director general de la empresa pública Acuamed, tras ser detenido por unas presuntas adjudicaciones fraudulentas…

Así fue. Ese día estábamos trabajando en esta mesa como hoy y el secretario de Estado de Medio Ambiente de entonces recibió un mensaje en el que le comunicaban que el director general de Acuamed había sido detenido por la Policía Judicial. En ese mismo momento pedí que se convocara un consejo de administración extraordinario de la empresa para que fuera cesado, al tiempo que solicitaba que el ministerio se personara como acusación.

¿Pero nadie sospechó nada?

Yo no conocí nada hasta ese mismo momento.Lo que puedo contar a posteriori, después de haber tratado de reconstruir la historia y con la información de que dispongo, es que un directivo, que había salido de la empresa, entregó un escrito (no una denuncia), en el que manifestaba que la gestión no le parecía la adecuada.

Ese escrito lo estudió el abogado del Estado de Acuamed, otro abogado del Estado del Ministerio y otro más de un despacho externo, y ninguno de los tres encontró indicios delictivos. Así que la empresa continuó con su actividadnormalmente, y el consejo de administración decidió activar nuevas medidas de control. Tiempo después conocimos que ese ex trabajador había mandado, en paralelo a la Fiscalía, más información que ellos se pusieron a investigar.

Ante cada caso de corrupción siempre hay un lado desolador y otro positivo, en el sentido de que las cosas funcionan. Siempre será mejor que se descubra a un corrupto que pague por ello, que no que ese corrupto siga funcionando.

¿Con qué mecanismos cuenta para que esto no le vuelva a pasar?

En el ministerio hay instrucciones de que cuando se detecte alguna sospecha de irregularidad, inmediatamente se ponga en marcha un protocolo de actuación que consiste en mandar el caso a la inspección de servicio para que ellos hagan un análisis y, si ven que hay indicios de delito, poderlo derivar a la Fiscalía. De hecho, ya lo hemos hecho en más de una ocasión.

Toda esta cantidad de casos te causan una indignación tremenda y provocan un daño irreparable, pero me temo que erradicar por completo la corrupción es imposible, ni en el sector público ni en el privado, porque el engaño va en la esencia de algunos seres humanos, y no hay ningún partido político que se libre de tener entre sus filas gente así, se presenten como se presenten.

Lo bueno es que la sociedad se ha hecho tremendamente intolerante ante estos hechos y nunca como ahora se han dado tantos medios ni tanta libertad para luchar contra la corrupción, tanto desde la fiscalía anticorrupción, como desde la agencia tributaria, etc… Conviene reflexionar sobre que, si se están destapando ahora tramas corruptas que han estado tiempo atrás funcionando (en ocasiones, muchos años), no quiere decir que ahora haya más corrupción que entonces, sino que las medidas legislativas, policiales y judiciales mejoran, y por supuesto, que cuentan con todo el apoyo del gobierno, sea quién sea.

¿No le da bajón pertenecer a una clase tan desprestigiada como la política, en la que estos hechos generan una desafección social tan grande?

Cuando en 2012 Arias Cañete me llamó para volver al ministerio como secretaria general de Agricultura y Alimentación, le dí muchas vueltas. Estaba en una posición muy cómoda en el sector privado, ganando muy buen sueldo como directora de Planificación Estratégica en Fertiberia. Pero le dije que sí sabiendo que perdía mucho dinero y que pasaba a una peor vida, primero por gratitud (Miguel Arias me había dado mi primera oportunidad laboral importante con 30 años) y después también por lealtad a España.

Yo, que como le he dicho antes, soy muy patriota, entendí que teníamos que poner todo de nuestra parte para sacar adelante a nuestro país en la situación de crisis en la que se encontraba. Le cuento esto para que entienda que, como yo, hubo otros muchos altos cargos con unas posiciones en la empresa privada importantes, que se vinieron al sector público con el único objetivo de sacar al país adelante.

Con esto le quiero decir que la aspiración de la mayoría de los políticos (al menos los que yo conozco) es la de ayudar a España, no robar, créame. Pero claro, estos casos de corrupción perjudican tremendamente a los honestos, la inmensa la mayoría.

¿Qué le quita el sueño?

Tengo la suerte de poder dormir 12 horas seguidas, si tuviera tiempo para ello. Como mi madre, que con 76 años es la envidia de todas sus amigas. Sólo he perdido el sueño con la enfermedad de mi padre, que murió hace tres meses, y ahora ya lo voy recuperando.

En el trabajo ya sé que tengo un límite y es cuando se me borra la sonrisa de la cara. Es lo que me dice que debo levantar el pié del acelerador y parar. Porque creo que aquí, además de la eficacia en la gestión -la más que se pueda- , es mi obligación ser agradable con la gente del Ministerio y de fuera.

¿Qué aprendió de sus jefes?

De Loyola de Palacio esto: “La única batalla que seguro que pierdes es la que no das”. Así que todo hay que intentarlo. Jesús Posada, por su parte, solía decir: “Cuando se preside una reunión, si una parte se va muy contenta y otra muy enfadada es que has hecho las cosas mal, estará mejor -aunque sea ingrato- si todas las partes se van moderadamente enfadadas”.

Arias Cañete me inculcó su espíritu negociador y su gran capacidad de trabajo, la proximidad a la gente, tratar de anticipar escenarios, que no se suba el cargo a la cabeza, es decir, la humildad… Y hago lo posible por ser de esa escuela.

Y en casa, ¿qué le enseñaron?

A mis hermanos y a mí, (somos dos chicas y tres chicos), mis padres nos han sabido hacer trabajadores. Mi madre siempre nos decía:”Es para vosotros” (en el sentido de que los conocimientos que adquiramos van a repercutir siempre en nosotros) y “vuestra formación es lo único que nadie os podrá quitar”. Siempre dieron mucha importancia a la honradez y a la honestidad, y mi padre insistía mucho en la palabra respeto al prójimo. Nos decía que pensar en el otro era la mejor manera de ser educado, que esto contenía todas las normas de educación.

¿A todos se les educó por igual, en el sentido de mismas oportunidades?

Sí, por supuesto.Todos hemos estudiado lo que hemos querido y el que ha pedido salir fuera se le ha posibilitado. Y las chicas lo hemos hecho en mayor medida que los chicos, ¡eh! (risas) Yo, por ejemplo después de terminar Agrónomos y empezar Derecho, me fui a Montpellier con una beca Erasmus y luego a Estados Unidos con otra de La Caixa para hacer un máster de economía agraria en la universidad de Davis (California). Y mi hermana, que es licenciada en Derecho y Económicas, estudió en Italia y en varios países más.

En cuanto a deportes, a los 5 nos llevaban a esquiar juntos; los 5 hemos tenido las mismas clases de tenis, aunque luego cada uno practicábamos el deporte que más nos gustaba. Yo gimnasia rítmica en el cole y mi hermana, además, balonmano… A día de hoy el deporte nos sigue uniendo mucho.

Este fin de semana pasado, por ejemplo, hemos estado todos en Cerler esquiando. Había bofetadas para ver quién de mis sobrinos dormía en mi habitación. Porque para ellos yo soy la iTía. (risas). La que les presta el iPhone y el iPad con sus juegos. Y como mis hermanos son muy estrictos con esto de las maquinitas, pues yo se las dejo, aunque dosificadas, porque también procuro ser tía educadora. Cuando me los llevo al quiosco les compro un solo sobre de cromos por cabeza. Creo que los niños tienen que oír algún “no”, es muy sano.

¿Sus hermanos recogían la mesa y ponían el lavavajillas?

Uy, ahí ya con matices.Todos hemos tenido las mismas oportunidades a nivel estudios, hemos hecho deporte juntos, pero es verdad que en casa a mi madre siempre se le oía más: “¡Isabel, María!, traed o llevad esto de la cocina”, y recuerdo menos “Eugenio, José o Pablo, llevad aquello”. Afortunadamente va cambiando.

Con jornadas de trabajo de 12 horas ¿su vida consiste en trabajar, comer, dormir y vuelta a empezar?

Sí, y ver a la familia, a los amigos y hacer deporte. Reconozco que debería racionalizar un poco más los horarios de trabajo. Pero claro, yo estoy soltera y mi familia vive en Valladolid, eso te da más libertad. Así que, es cierto que trabajo y hago trabajar mucho, soy muy exigente.

Con este plan, nada de novios…

Una amiga me contaba de otra suya que, antes de entrar en un sitio, le preguntaba el número de chicos con los que quería que ligase. Y con ese mismo número era capaz de ¡ligar! Ya ves, no es mi fuerte (risas).

El deporte que practica ¿le mantiene la cabeza despejada?

Sin lugar a dudas. Sobre todo me hace tener resistencia física y eso es importante para llevar bien el día a día aquí. Hay semanas que me las paso en blanco (procuro que sean las menos), pero siempre intento no faltar a mi clase de tenis. Tengo un profesor, humana y profesionalmente, extraordinario, que me da unas palizas que me deja nueva. Si no tengo comidas de trabajo, a veces me tomo algo rápido aquí y salgo 20 minutos a correr por el Retiro.

¿Juega pachangas con De Guindos?

Sí, una vez Guindos y yo jugamos y le hice perder porque íbamos juntos.

¿Cómo se le ocurrió estudiar Agrónomos? He leído que su madre, le inculcó su amor por el medio rural…

La familia de mi madre tenía agricultura en un pueblo de Palencia. Siempre he oído en casa que mi abuelo materno trató de hacer lo posible por su pueblo. Y mi madre, a su vez, nos despertó la conciencia de ayudar al desarrollo del medio rural, al que muchas veces no le llegan las mismas oportunidades que a las ciudades.

A ella una temporada le dio por decir: “Isabel, va a reforestar España” Y yo contestaba: ¡hombre, mamá! reforestar, reforestar no (risas) porque para eso tendría que estudiar Montes. Y lo que a mí me atraía era hacer Agrónomos, pensando en la investigación, aunque finalmente me decanté por la Economía Agraria.

Y después, ¿qué se le perdió por la facultad de Derecho? ¿Era una empollona?

En el colegio era niña de buenas notas y luego en la carrera la verdad es que también iba bien. Así que, en 5º de ingeniería decidí matricularme en Derecho, (me pareció un buen complemento), aprovechando que empezaba la carrera Pablo, mi hermano pequeño, y me podría pasar los apuntes. Los dos mayores ya habían hecho esta carrera y la familia de mi madre tenía varias generaciones con miembros en la rama jurídica.

¿Cómo se ganó su primer sueldo?

Trabajando como azafata en la Feria de Muestras de Valladolid y también repartiendo medicinas de la Farmacia de mi tío Vicente, con mis hermanos.

Desde que sabe tanto de alimentación, ¿se ha hecho orgánica?

Para nada. Soy buena comedora, como de todo y muy normal, todo me gusta. En España somos relevantes dentro de la agricultura orgánica pero también en la convencional. Una tiene unos nichos de mercado y la otra, otros. No hay alimentos malos ni buenos. Como siempre, todo depende de la dosis y el equilibrio de la dieta.

Nuestro país tiene una grandísima industria de alimentación, que además no se caracteriza por alimentos especialmente procesados, más bien al contrario. Por ejemplo, toda la industria de conservas de pescado o vegetales, platos precocinados como el gazpacho, donde el propio vinagre hace de conservante.

Entonces ¿cómo hay tanto niño gordo en España?

Los últimos datos afortunadamente nos dicen que está bajando algo la obesidad infantil. El problema está en que muchos niños españoles hoy en día no siguen en sus casas la dieta mediterránea (declarada por cierto Bien Inmaterial de la Humanidad) y a eso se suma que tampoco se trabajan unos hábitos saludables de deporte y descanso.

El papel de concienciación de las administraciones públicas es fundamental, pero aún lo es más la responsabilidad familiar para que esto se llegue a implantar. La dieta mediterránea, no es sólo lo qué como, sino en qué proporciones lo como y cómo lo como. Además, la socialización al comer está asociada con nuestra dieta. Es decir, cuando se come, se come. Creo que más deporte y un uso más moderado de pantallas, da igual si son de móvil, play u ordenador, sería mejor.

Con la Reina Letizia ¿habla de nutrición?

Sí, aunque ella tiene muchos más conocimientos que yo del tema, (por algo la FAO en 2015 la nombró Embajadora Especial para la Nutrición) y está muy sensibilizada y formada en la materia. La Reina es, sin duda, una gran conocedora.

¿Podemos estar tranquilos en España con lo que comemos?

Absolutamente. Si hay un sitio donde la alimentación es segura es en España y también en la Unión Europea, donde los estándares de calidad, desde la agricultura pasando por la industria, son altísimos. Además, la UE tiene una Agencia Europea de Seguridad Alimentaria que hace unas evaluaciones muy importantes sobre criterios científicos y técnicos.

¿Cuánto cuesta un kilo de kiwis?

Yo es que hago poca compra, ya le he dicho antes que trabajo 12 horas. A las cebollas en mi casa le salen brotes y los ajos se me desintegran… (risas)

¿Por qué voy al súper y los limones y las manzanas están por las nubes?

En enero de este año hubo un pico alto de precios debido a unas heladas importantes en zonas productoras como Murcia, que provocaron estas subidas. Se produjo una tensión entre la oferta y la demanda que se ha corregido.

Un ministro finlandés me dijo en una ocasión una cosa que me hizo reflexionar sobre la gran riqueza de nuestra agricultura:”Nosotros solo producimos alimentos que contienen energía, calorías: es decir hidratos y grasas”. Nuestros agricultores y pescadores nos proveen de vitaminas en las frutas y hortalizas; de fibra en las legumbres; de Omega 3 en el pescado azul; del mejor aceite del mundo, el de oliva, así que en España no hay excusas para no comer bien y sano.

¿En qué nos afectará que Trump califique de cuento chino el cambio climático y que en marzo anulase la planificación medioambiental hecha por Obama?

El cambio climático no es para nada un cuento chino. La temperatura del planeta se mide todos los años y la superficie de los glaciares también, Es una realidad y los científicos tienen muy claro que el hombre contribuye a acrecentar esos gases efecto invernadero que provocan el calentamiento global.

¿Por qué fueron tan importantes los Acuerdos de París de 2015?, porque allí 196 países nos vinculamos jurídicamente con objetivos cuantificables para que el planeta no se calentase más de 2 grados, y a ser posible grado y medio. EEUU estuvo en esos Acuerdos y los ratificó, pues ellos suponen el 15% de las emisiones de los gases que provocan el calentamiento de la tierra, seguidos de China y de la UE.

Así que confío en que EEUU contribuirá de forma significativa, porque tiene un peso importante y una gran responsabilidad. Pero en todo caso, la Unión Europea seguirá liderando esa lucha a nivel mundial, y con España entre los países a la cabeza.

¿Han promovido ustedes la iniciativa Un millón de compromisos por el clima, ¿Cuál es el suyo?

Ya lo ha visto. Evito los ascensores, subo y bajo escaleras todos los días, aunque tenga agujetas, como hoy. Soy de las que cree que en verano hay que estar sin chaqueta y en invierno con un jersey, y no al revés. Así que, a veces, hago pasar calor a la gente porque uso lo menos posible el aire acondicionado. Ahorro cada gota de agua que puedo, apago la luz que sobra…La suma de muchos pequeños gestos, como éstos de mucha gente, sería una gran aportación.

Las medidas de Carmena ¿son eficaces para reducir la contaminación del aire en Madrid?

Soy más partidaria de incentivar que de prohibir cosas, pero es verdad que, tanto en Madrid como en Barcelona, se han presentado planes para la Mejora de la Calidad del aire, porque tenemos problemas que afectan al medio ambiente y a la salud. Los ayuntamientos son los responsables de mantener la calidad del aire y, desde el ministerio para ayudarles a cumplir con los límites que marca la legislación, desarrollamos un Plan Aire con setenta y tantas medidas, que ha estado en vigor hasta el 2016.

Para 2017 estamos revisando su eficacia y trabajando en uno nuevo que apoye y facilite la toma de decisiones de los Ayuntamientos. En el Plan Aire financiamos, por ejemplo, la renovación de los vehículos comerciales más contaminantes.

¿Cómo va a afectar a España la negociación del Brexit?

Aún hay dudas, ya que todavía estamos sentándonos. Hay que ver cómo se produce la salida y cuál va a ser la relación futura del Reino Unido con la Unión Europea. Para España es importante que se mantenga un beneficio mutuo de cara a futuro con un país amigo y aliado como es el Reino Unido.

En concreto, a este ministerio le afecta la pesca, ya que España es el principal país pesquero de la Unión Europea. Tenemos barcos pescando en aguas británicas, que ahora son comunitarias, pero que dejarán de serlo para ser un tercer país.

De las dos mil empresas españolas que debían tener un Plan de Igualdad por ley (tienen más de 250 trabajadores) sólo 167 han cumplido. El Psoe y Podemos critican al PP por ello. ¿Qué me puede decir?

Esto hay que hablarlo con Dolors Montserrat, yo no tengo mucha idea desde cuándo es obligatorio y qué está fallando. Lo que sí le puedo decir es que en este ministerio, como en todos, se entra por oposición, así que hombres y mujeres competimos en igualdad de condiciones. En nuestro caso además, en los puestos directivos, la Secretaria de Estado de Medio Ambiente, por ejemplo, es mujer y tres de sus directoras generales también, frente a un único hombre. Aquí nosotras subimos la media.

La vicepresidenta del Gobierno dice que a Rajoy le gusta trabajar con mujeres. ¿Cómo es el presidente en las distancias cortas?

Se trabaja muy fácilmente con él. Conoce los temas que se tratan en los ministerios con bastante profundidad, y es una persona que te deja hacer y da confianza. Además, es comprensivo. Es decir, sabe cuándo las cosas pueden salir y cuándo no. Porque aquí hay muchas temas que no dependen sólo de nuestra voluntad ni de nuestro trabajo.

A diferencia del sector privado, en que la empresa defiende sus intereses como único objetivo, en el sector público la mayoría de las veces hay que conciliarlos todos.

¿España está lista para tener una presidenta del Gobierno?

Claro que estamos.

¿A quién vería más preparada? A Dolores de Cospedal o a Soraya? Porque usted ¿en qué bando está?

A las dos, pues ambas tienen una enorme responsabilidad que ejercen en sus respectivos puestos. Pero nada de bandos. Este mundo está lleno de dimes y diretes y yo no doy valor ni crédito a ninguno…

QUÉ SÍ, QUÉ NO

Su sobrino Javier ha redactado con la ministra estas preguntas cortas. “¡Qué cosas te preguntan, Isabel!” , nos cuenta que le dijo.

¿Nadal o Federer? Sin duda, Nadal. Lo pongo mucho de ejemplo con mis sobrinos.

¿Los Rolling o Prince? Soy de Loquillo, Los Secretos, Gabinete Caligari, Alaska…

¿Vespa o Scooter? Vespa. Tengo una con más de 25 años que nos compraron a mis hermanos y a mí. La llevé una vez a pintar a Asturias y el del taller me dijo: “Señora, tiene para otros 47.000 kilómetros”.

¿Tostada o croissant? Tostada de pan con aceite de oliva.

¿Té macha o las nueces de toda la vida? Nueces, entre otras cosas, porque el té macha no sé ni lo qué es (risas).

¿Mar o montaña? Las dos. Soy esquiadora desde pequeña, pero la playa me da energía, aunque en los dos sitios evito el sol en la cara.

¿Reina Sofía o Prado? Prado.

¿Conducir o que le lleven? Conducir. Aprendí de niña, sobre las rodillas de mi padre.

¿Robert Redford o Paul Newman? Robert Redford. Aunque el segundo sea más guapo.

¿Japo o asado castellano? Asado castellano. Donde haya un cochinillo o un buen lechazo, ¡qué me va usted a comparar!

¿Real Madrid o Atlético de Madrid? Real Madrid y Real Valladolid, porque no compiten entre ellos, aunque los del Atlético me caen simpáticos.

¿Twitter o Instagram? No tengo cuenta de ninguno de los dos, pero creo que es mejor tener Instagram para ir por la vida haciendo fotos de los lugares curiosos que visito. Sí, le daremos una vuelta.

¿Downton Abbey o Juego de Tronos? Downton Abbey, porque reconozco que no he visto un solo capítulo de Juego de Tronos y los vestidos de Downton Abbey me los pondría todos.

¿Tarantino o Spielberg? Spielberg.

¿Spinning o running? Salgo a correr de vez en cuando, aunque no es mi deporte.

¿Reflexiva o impulsiva? Reflexiva, analítica, prudente…

¿Vargas Llosa o García Márquez? Los dos. De Vargas Llosa me he leido: Travesuras de la niña mala y La Tía Julia y el escribidor, y de García Márquez: Cien años de Soledad y El amor en los tiempos del cólera.

fuente telva

Check Also

El 90 % de los barcos pesqueros de la Comunitat cumplen con la normativa

El delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, ha anunciado hoy que nueve de cada diez …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *