Home / CURIOSO / Pepe Viña, la leyenda asturiana de la pesca submarina

Pepe Viña, la leyenda asturiana de la pesca submarina

A Pepe Viña (Gijón, 1962) siempre le quedará la duda de qué habría pasado si hubiera tomado un camino que llegó a tener enfrente. El gran referente asturiano de la pesca submarina, campeón del mundo en 1994, fue antes de eso un prometedor delantero juvenil que destacaba sobre todo por su remate de cabeza. «Jugaba en el Atlético del Llano y acabé tres veces como máximo goleador. Llegué a estar unos días entrenando en Mareo en la época de Novoa, con gente como Eloy o Eraña, pero entonces trabajaba en un taller metalúrgico en Avilés y no me arreglaba por los horarios», explica el gijonés. La puerta a la gloria deportiva que le cerró el fútbol se le abrió poco después a través de una disciplina que entró en su vida casi por casualidad y se ha quedado para siempre con él.

En varias estanterías de su tienda de pesca submarina y en unos cuantos álbumes cuidadosamente ordenados por su mujer descansan los recuerdos de la carrera de Pepe Viña. El nieto de Ramón ‘El Buzo’, un popular trabajador de El Musel que se dedicó durante cuarenta años a cimentar puertos y construir diques, creció en El Muselín con un ojo puesto desde siempre en el mar.

«Desde chavalete merodeaba por allí, iba a pescar con mis hermanos, a jugar… Luego vino a vivir al barrio un chaval unos años mayor que yo, Carlos, que hacía pesca submarina. Yo lo veía bucear y me cautivó», recuerda con nitidez Pepe. Fue el propio Carlos quien lo animó a lanzarse al agua y probar el fusil: «Lo hice en bañador y me hundía, mientras que él iba con el traje de neopreno. Más tarde, con 14 años, me compré mi primer equipo completo».

Pepe destacó pronto a nivel regional, aunque fuera de Asturias la exigencia era distinta. Lo comprobó en 1987 en su primer Campeonato de España. «Se celebró en Mallorca. Ahí me di cuenta de que tenía que ponerme las pilas. Había gente que bajaba veinte o veinticinco metros mientras que yo lo hacía hasta doce como mucho. Iba un poco con lo justo en cuanto a técnicas, pero a partir de esa prueba fui evolucionando», asegura.

El gijonés, con sus capturas, durante una competición disputada en su ciudad natal en 1997.
El gijonés, con sus capturas, durante una competición disputada en su ciudad natal en 1997. / A. GARCÍA / L. SEVILLA

En el palmarés de Pepe Viña lucen, entre otros éxitos, un Campeonato de Europa-África, cuatro de España y diecisiete de Asturias. También un subcampeonato en el Mundial celebrado en 1996 en Gijón, un oro por equipos en 2000 en el Mundial de Tahití y una plata por equipos en 2004 en Chile. El gran triunfo de su carrera fue el oro en el Mundial de 1994 de Perú. El chip de que podía hacer algo muy grande lo había cambiado solo un año antes. «El Campeonato de Europa-África en Portugal me quitó el complejo. Vi que podía ser uno más. Fui muy motivado a Perú y se consiguió», explica con naturalidad.

Viña prolongó su carrera hasta 2004, cuando decidió ir apartándose poco a poco de la alta competición. «Hubiera continuado porque me encontraba muy bien, pero estar a esos niveles es un poco complicado y hay muchos intereses. Siempre hay trabas», lamenta. El gijonés, no obstante, se ha mantenido siempre estrechamente vinculado al deporte en el que alcanzó la gloria. Hace tres años regresó a Gijón tras más de una década viviendo en La Manga del Mar Menor. «Aquello es mi segunda tierra. Podía ir a pescar a diario y no solo unos meses, como sucede aquí», explica.

De vuelta a su casa, Pepe Viña abrió un negocio dedicado específicamente a los amantes del mar y de la pesca submarina. Desde el número 12 de la calle de Cuenca, muy cerca de la avenida del Llano, el gijonés intenta que su experiencia sirva de ayuda a los nuevos practicantes. «Vienen por aquí y les asesoro. Hacemos cosas en los fusiles, en los trajes, probamos las aletas que mejor se adapten… Yo lo preparo como si fuera para mí», afirma Viña, que también ha orientado su actividad hacia la organización de cursos, con especial atención a la seguridad del deportista, «porque esto no es solo coger peces, también disfrutar sin correr riesgos por hacer algunas cosas mal». El último fin de semana estuvo en Bilbao compartiendo sus conocimientos con un grupo de alumnos de un club local.

En el poco tiempo que le queda libre, a Pepe Viña aún se le puede ver con su traje de neopreno y su fusil. «En cuanto puedo me escapo para pescar y competir, aunque con más tranquilidad que antes. Me gusta estar en el ambiente y me encuentro bien», concluye. El goleador del Atlético del Llano tal vez cogió el camino correcto.

fuente http://www.elcomercio.es/deportes/mas-deportes/pepe-vina-leyenda-submarinismo-20180529044016-nt.html

Check Also

Jesús Morales González, bronce en el Andaluz de Pesca con Kayak

El pescador sexitano, Jesús Morales González, del Club Costa Tropical de Almuñécar, consiguió el bronce …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »