Home / CURIOSO / El Principado pide una multa ejemplar para el furtivo sorprendido en Oviñana

El Principado pide una multa ejemplar para el furtivo sorprendido en Oviñana

La Consejería de Medio Rural y Recursos Autóctonos del Principado, en el marco de la cruzada iniciada para poner coto al furtivismo que diezma la riqueza pesquera en la costa asturiana, se propone dar un escarmiento ejemplarizante al hombre pillado hace unos días en Oviñana (Cudillero) con más de 50 kilos de pescado y marisco que había capturado de forma presuntamente ilegal, en plena noche y valiéndose de cañones de luz subacuáticos.

En este sentido, y aparte de la multa que proceda imponer a tenor de la denuncia cursada por la guardería pesquera, la intención de la Administración regional es promover la inhabilitación del supuesto furtivo para la pesca submarina por el tiempo máxmo que la ley permita.

La pretendida suspensión de la licencia de pesca submarina tiene especial relevancia para el denunciado al tratarse de todo un campeón, varias veces ganador del campeonato de España de la especialidad, una vez subcampeón mundial y miembro habitual de la selección nacional. A ojos del órgano instructor del procedimiento, el profundo dominio que tiene este presunto furtivo de las habilidades necesarias para pescar debajo del agua convierte el ejercicio ilegal de la misma en un hecho ventajista y especialmente agravado.

Las sanciones por pescar o mariscar sin licencia en el litoral de Asturias oscilan entre los 300 y los 1.500 euros en casos normales y llegan hasta 6.000 euros en circunstancias excepcionales, además de contemplarse penas de cárcel si concurre reincidencia, esto último en virtud de la consideración del furtivismo como delito penal desde julio de 2015.

El apresamiento del furtivo se produjo en la zona conocida como Los Negros y fue obra del equipo de Inspección Pesquera de Luarca, con apoyo de una patrulla de la Guardia Civil.

Tras desplegar un dispositivo de espera y observación durante toda la noche del viernes día 13, fue a las siete de la mañana cuando pudieron interceptar al sospechoso con 43 kilogramos de pescado, siete de percebe, ocho centollos y una jibia.

La operación duró varias horas, mientras el pescador ilegal se mantuvo en el agua, utilizando dos cañones de luz para atraer a las presas. Los agentes siguieron sus movimientos durante varias horas, hasta concretar el punto de salida a tierra para poder echarle el guante con el botín encima.

Los inspectores intervinieron varias piezas de dentón, lubina y sargo de entre dos y cinco kilogramos de peso. También siete kilos de percebe “de la mejor calidad, al estar cavados abajo del todo”, además de los centollos y la jibia. Todo lo decomisado fue entregado al hospital asilo de Luarca, excepto los ocho centollos, que fueron devueltos al mar. Inspección Pesquera también decomisó todo el material utilizado.

fuente 

Check Also

José Amengual, el tritón de la pesca submarina

A la tierna edad de cinco años su sueño era convertirse en futbolista pero un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »