Home / CURIOSO / Todos los daños que causa retirar los restos de posidonia de las playas

Todos los daños que causa retirar los restos de posidonia de las playas

Imagine que pasea por un bosque terrestre, pisa la hojarasca y exige su retirada porque le supone una molestia y da mala imagen; afortunadamente, esto no sucede porque, quien más quien menos, tiene asumido que forma parte del ecosistema y que desempeña una función. La mayoría, incluso sería capaz de citar alguno de sus beneficios, como proteger el suelo de la erosión, generar nutrientes o albergar diferentes comunidades de organismos.

Aunque menos visibles, el mar también tiene bosques, como las praderas de Posidonia oceánica que, cuando pierden sus hojas, se acumulan en las playas formando arribazones, pero al contrario de lo que sucede con los bosques terrestres, todavía no acabamos de saber para qué sirve la hojarasca en el medio marino.

Aunque se trata de una planta perenne, coincidiendo con la época de temporales, generalmente el otoño, la posidonia sufre una importante defoliación y sus hojas se depositan entre la zona de pradera sumergida y el límite de la zona de lavado; dependiendo del oleaje, una parte importante del material vegetal es transportado a la playa, donde se acumula formando bermas. Esta ‘hojarasca’ de los bosques marinos reduce la fuerza de oleaje, atenuando la erosión y ayudando a mantener la línea de costa; además contiene restos de esqueletos de organismos que pasan a formar parte de la arena de la playa.

Estas acumulaciones son indicador de una buena calidad y biodiversidad de la zona y, lejos de ser un residuo, proporcionan otros importantes beneficios ambientales menos conocidos, como el aporte de nutrientes al sistema dunar o el servir de hábitat para diferentes especies, como colémbolos, anélidos, coleópteros o dípteros de las que se alimentan las aves que viven en este ecosistema.

Con una extensión de casi 56.000 hectáreas de pradera, Baleares alberga un altísimo porcentaje del total de posidonia que hay en el Mediterráneo occidental y la sociedad ya ha comenzado a ser consciente del valor ambiental y económico de estos bosques submarinos, el siguiente paso es que conozca el papel que desempeña la hojarasca en las playas, clave en la formación de arena, sobre todo en un archipiélago sin ríos, donde no hay aportes de sedimentos en la costa y una contribución importante es a través de los arribazones posidonia.

Uso de maquinaria para la retirada de las bermas de Posidonia. XISCO ROIG

Con frecuencia, la acumulación de restos de esta llamada erróneamente alga es objeto de polémica y su presencia se percibe sólo como un problema para la actividad humana y no como un valor. Pero ¿se puede cuantificar de algún modo la pérdida de sedimento que supone su retirada? Un estudio llevado a cabo por el doctor en Geografía y Geología Francesc Roig, en colaboración con los investigadores de la UIB, Antonio Rodríguez Perea, José Ángel Martín y Bernadí Gelabert, analiza los volúmenes de sedimento retirados mediante la gestión mecánica de las bermas de posidonia retiradas en 19 playas de Baleares entre el 2010 y el 2018, cuantificando el volumen total en 39.343 m3, con un 82,1 % de sedimento intercalado, lo que equivale a una pérdida de arena de 27.583 toneladas.

Las playas sufren numerosos impactos y, entre ellos, destacan las gestiones de limpieza y mantenimiento a las que se someten para adaptarlas a su uso intensivo en el periodo estival. Las bermas de posidonia son retiradas de manera sistemática al inicio de la temporada turística, coincidiendo con las semanas previas a Semana Santa, pero de modo especial a lo largo del verano, tanto en playas urbanas como naturales. Estas labores se realizan con maquinaria pesada generalmente tractores, excavadoras o retroexcavadoras y en ocasiones, para acabar con todos los restos de la planta, se rasca la playa con la palas, que se llevan grandes cantidades de arena, lo que provoca un efecto erosivo más dañino que la retirada superficial.

La Serra de Tramuntana es turística y a nadie se le ocurre pedir que quiten la hojarasca en las rutas de montaña

«No hay ningún criterio para retirarla, el trabajo se encarga a una empresa y en ocasiones se la llevan los payeses. Aunque existen unos protocolos, no se siguen, porque son ambiguos», comenta Roig. «La prioridad es quitarla, cuanto antes mejor, no se tiene en cuenta si hay previsiones de temporal, ni las condiciones de la playa, ni dónde se lleva y no hay asesoría técnica. Un día se retira con tractor y el otro con excavadora, se le da a la playa el mismo trato que a cualquier calle de la ciudad, se gestiona como un espacio urbano más, en lugar de verla como un sistema dinámico frágil. Este concepto erróneo es el que está dando lugar a una pérdida constante de arena durante las últimas décadas. Hay una regresión de playas debido a los impactos del cambio climático que se está agravando por la gestión incorrecta».

«Para ver qué pasaba con la retirada de las bermas de posidonia y cuantificar el sedimento que se perdía una vez que la maquinaria había nivelado, trasladado y rascado la superficie de la playa, realizamos un análisis de 19 playas de todo el archipiélago y la media es de un 80% de material que ya no vuelve al ecosistema», añade. «Estos resultados de Baleares coinciden con los del resto de playas del Mediterráneo, las pérdidas de sedimento son muy parecidas a las que se han estimado en lugares como Córcega, Sicilia o Alicante».

Una de las mayores dificultades para llevar a cabo este tipo de estudios es la obtención de datos de volúmenes y períodos de retirada de las bermas, ya que en muchas ocasiones las gestiones son realizadas por empresas privadas o por agricultores que no contabilizan los volúmenes retirados, ni informan de los días de actuación, ni del destino y ubicación de los acopios, lo que dificulta disponer de datos históricos relacionados con este tipo de gestión.

Acumulación de hojas muertas en forma de berma de posidonia en la playa de es Trenc. XISCO ROIG

«La administración no realiza estas actuaciones, contrata empresas, hay mucha opacidad, a veces se retira en invierno», apunta Roig. «Los únicos datos oficiales que tenemos son los del Consell de Ibiza que durante unos años (2004-2009) controló la llegada de posidonia al vertedero Can na Putxa, donde se trataba como un residuo, por lo que disponemos de información sobre los volúmenes de planta arrojada en esta instalación, que fue donde realizamos el muestreo de sedimento».

En el estudio Cuantificación de la pérdida de sedimento por la retirada mecánica de bermas (banquettes) de posidonia en las playas de las islas baleares: consecuencias geomorfológicas, publicado a la Revista de la Sociedad Geológica de España, se realizó el análisis de 68 muestras de acopios de bermas de posidonia retiradas entre los años 2010 y 2018 en 19 playas y calas de las cuatro islas, tanto urbanas como naturales, así como de 12 muestras aleatorias del vertedero ibicenco de Ca na Putxa, en 2009. Los muestreos se llevaron a cabo entre los meses de abril y mayo, coincidiendo con las tareas de limpieza de principio de temporada, y septiembre y octubre, a final de temporada. Las muestras se trataron en el laboratorio para determinar su contenido de agua, de sedimento y de materia orgánica.

Ahora no se retira en invierno, antes se hacía durante todo el año, lo que tenía un impacto brutal, cada retirada es una pérdida del 80%

En el caso del vertedero de Ibiza se obtuvo un porcentaje de sedimento intercalado en las bermas retiradas del 89%, superior a los valores obtenidos en las muestras de los acopios realizados en las playas, por lo que se estima que entre 2004 y 2009 se perdieron irreversiblemente más de 53.000 metros cúbicos de arena en Ca na Putxa. «En lugar de aplicar medidas de recuperación, de mantenimiento y de estabilidad, hipotecamos las playas para que sean estéticas», apunta Roig.

«Aunque sea un triste consuelo, algo hemos avanzado, actualmente, no se retira en invierno, antes se hacía durante todo el año, lo que tenía un impacto brutal, pero cada retirada es una pérdida del 80%», subraya. «Pero cada ayuntamiento sigue su criterio, en algunos se lleva a cabo una gestión desastrosa, en otros se regala a los payeses y en muchos de Ibiza se guarda y se devuelve a las playas. En esta última isla se realizaron unos protocolos de retirada y es, con diferencia, donde mejor se está gestionando, destacando positivamente los ayuntamientos de Sant Josep y Santa Eulàlia».

«Para empezar a solventar el problema, el primer paso es que la sociedad conozca qué es la posidonia y su función ecológica, porque si se comienza a gestionar con criterios técnicos, pero la sociedad no lo entiende habrá conflictos, la divulgación es básica», destaca Roig. «Respecto a cómo hacerlo hay varias formas, una sería mantenerla en la playa, otra retirarla solo en ciertos momentos en verano, siguiendo un criterio técnico, lo que tendría un impacto puntual o seguir con las prácticas que se han estado llevando a cabo hasta ahora en la mayoría de lugares, que conducen a la erosión y regresión constante de dunas y playas».

Según Roig, hay una banalización del medio natural y los políticos cuando tienen que tomar decisiones hacen más caso a quejas que a los técnicos y científicos que hablan con argumentos. «La Serra de Tramuntana es turística y a nadie se le ocurre pedir que quiten la hojarasca en las rutas de montaña, pero en la playa, que también es un medio natural, con otro tipo de hojarasca que desempeña una función ecológica, la criminalizamos. Pondríamos el grito en el cielo si se destruyese el camino que sube al Teix, pero por la retirada masiva de posidonia no pasa nada. Si se analizan las pérdidas de arena a lo largo de la historia del turismo la erosión de las playas es enorme», concluye.

https://www.elmundo.es/baleares/2019/11/18/5dd2813ffdddffd6aa8b464a.html

Check Also

Diputado insiste: fauna capturada por pesca de arrastre se puede usar para croquetas para gatos

https://www.crhoy.com/caricaturas/diputado-insiste-fauna-capturada-por-pesca-de-arrastre-se-puede-usar-para-croquetas-para-gatos-2/

A %d blogueros les gusta esto: