Home / LEGISLACION / Enfado en el sector náutico por los vertidos de Emaya y el desvío de fondos al tren

Enfado en el sector náutico por los vertidos de Emaya y el desvío de fondos al tren

Los navegantes piden a Medio Ambiente el informe que exculpa a Emaya de afecciones a la posidonia. «Es raro porque si nosotros estornudamos nos cargamos una pradera» L La transferencia a los trenes colma el vaso.

El sector náutico anda de uñas con el Govern. Después de una pasada legislatura de fricciones a cuenta del decreto de la posidonia, por el que los navegantes denunciaban sentirse criminalizados, la decisión de utilizar fondos de Ports IB para cubrir el déficit de Servicios Ferroviarios de Mallorca (SFM) ha colmado la paciencia de un sector que se siente maltratado.

La Asociación de Navegantes del Mediterráneo (ADN) ha pedido a la Conselleria de Medio Ambiente el informe que minimiza los efectos de los vertidos fecales de Emaya sobre la posidonia y los ecosistemas marinos, exculpando con ello a la empresa pública de un posible delito medioambiental. «Nos suena muy raro después de todo lo que nos han exigido a nosotros: hasta hace dos días parecía que estornudábamos y nos cargábamos una pradera. Cualquier cosa que hacíamos era perjudicial».

Son palabras de Gabriel Dols, presidente de ADN. La asociación ha solicitado además una reunión con el conseller de Medio Ambiente, Miquel Mir, precisamente para hablar del informe sobre los vertidos. ADN fue asimismo la responsable de llevar ante el Juzgado de Instrucción número 7 una denuncia contra la Conselleria por no haber actuado contra estos vertidos, entendiendo que sobre el anterior conseller, Vicenç Vidal, pesaban indicios de presunta omisión de su deber. La Fiscalía investiga ahora si pudo haber prevaricado al no intervenir para atajar o subsanar los vertidos de fecales pese a las denuncias existentes.

Dols pone en tela de juicio la credibilidad de un informe elaborado por «la misma empresa que había hecho los informes sobre la regresión de las praderas de posidonia» y que difícilmente «va a ir en contra de la administración que le paga».

A los navegantes les parece poco creíble que la misma empresa que extremaba sus recomendaciones para la protección de la posidonia no perciba amenaza alguna medioambiental con vertidos de fecales que provocaron el cierre de las playas, por ello la solicitud del informe y de la cita con Mir.

La noticia esta semana de que Ports IB transferiría 10 millones de euros a SFM ha sido otro golpe bajo para el sector, afirma Dols, sobre todo teniendo en cuenta que se repite la historia de la legislatura pasada, cuando ya se desviaron 5 millones de euros al Instituto Balear de la Vivienda (IBAVI).

«Este dinero al final sale del bolsillo del navegante que ahora tiene que vender su llaüt por el gasto que supone», afirma Dols para remarcar que «no es de recibo» que el dinero de esta administración acabe sirviendo para tapar los agujeros de SFM. «A un senderista balear le compran fincas, le señalizan senderos… Los que navegamos no pedimos nada pero al menos que lo que pagamos no vaya a los trenes».

«En lugar de apoyar la náutica social, el Govern favorece que solo la gente más adinerada y generalmente de fuera pueda navegar. Nos estamos convirtiendo en el puerto base de los adinerados de Europa», sentencia.

Las tesis de los navegantes coinciden con las de los propios trabajadores de Ports IB, quienes se han estado quejando de que la transferencia de fondos no se entiende desde el momento en que los puertos baleares necesitan inversiones para subsanar los problemas de mantenimiento que presentan a día de hoy.

Así lo explicaba en declaraciones a este rotativo la portavoz del comité de empresa María G. Sánchez, quien además denuncia que la Conselleria de Movilidad siempre se ha cerrado la puerta a su reivindicada equiparación salarial -la plantilla se queja de que cobra mucho menos que personal homólogo de otros departamentos de la CAIB- alegando limitaciones presupuestarias.

Por su parte, desde Movilidad se alegó que la decisión se tomó, al igual que la desvío al IBAVI en su día, en función de las necesidades de cada área y que en cualquier caso la situación actual de Ports IB, propiciada por «la buena gestión de los últimos cuatro años» permitía un trasvase de fondos hacia destinos más urgentes.

https://www.elmundo.es/baleares/2020/02/23/5e52640ffc6c83fb3f8b45e0.html

Check Also

El Gobierno prohíbe la captura de coral rojo durante dos años

Las colonias de coral rojo (Corallium rubrum) en las aguas españolas, que viven en el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: