Home / CURIOSO / La fiebre por el ‘raor’ se desata en Mallorca

La fiebre por el ‘raor’ se desata en Mallorca

Miles de barcos zarparon en busca de los primeros ‘raors’, uno de los pescados más apreciados de la cocina mallorquina. Desde hace veinte años, el día 1 de septiembre se abre la veda de esta especie y el auténtico agosto de los pescadores recreativos. De hecho antes de que ayer saliera el sol, largas colas de pescadores aficionados aguardaban en frente de las tiendas de pesca con el fin de comprar camarones vivos, el cebo que más gusta a estos peces rosados y de carne tierna. “Creo que si tienen hambre pueden comer de todo, pero los años me han enseñado que si les ofreces gambas vivas de esas que son pequeñas seguro que pican”, explica Jaume Adrover, uno de los pescadores que ayer se echó al mar a pescar ‘raors’ con su hijo y un amigo.

Con los primeros rayos de sol, toda la costa mallorquina se fue llenando de llaüts, lanchas, veleros, botes, piraguas y barcos de todo tipo cargados con pescadores recreativos que querían conseguir los primeros ‘raors’ de esta temporada. “Parece que el día que se abre la veda todos quieren arrasar con todos los ‘raors’ de Mallorca, los barcos se tocan unos con otros”, añade Pedro Caldentey, otro de los pescadores que se ha echado al mar con el objetivo de poder degustar ‘raors’ con su familia.

De hecho, la pesca del ‘raor’ es principalmente de carácter recreativo, ya que de manera profesional sólo se dedican unas pocas embarcaciones en Mallorca. Debido a su escasa comercialización, los ‘raors’ alcanzan precios desorbitados en el mercado, llegando a superar algunas temporadas los 90 euros por kilo.

Pez de arena

Los ‘raors’ suelen pescarse “con carrete, cañas de pescar y anzuelos pequeños, antes mucha gente los pescaba con ‘volantí’, pero actualmente ya quedan muy pocos que lo hagan”, explica Jaume Adrover a bordo de su llaüt. “Para poder capturar ‘raors’ hay que fijarse en el fondo, son peces de arena y aunque también se pueden pescar en zonas de posidònia, es imposible capturarlos sobre fondos rocosos”, añade Pedro Caldentey, que ayer no desaprovechó la abertura de la veda de ‘raors’.

Y precisamente la predilección por los fondos de arena de los ‘raors’ hace que sea habitual que los pescadores también pesquen ‘pedaços’, un pescado plano similar al lenguado, y ‘aranyes‘, una especie peligrosa debido a que puede producir dolorosas picaduras. “Aunque tienen muchas espinas son muy apreciadas para hacer caldo y para pescarlas hay que ir equipado con unas tenazas especiales para cogerlas por la cabeza y evitar su picadura”, explica el pescador recreativo Jaume Adrover.

En el Llevant, según informa Biel Capó, ayer la expectación fue máxima entre multitud de pescadores aficionados. A pesar de que este año el inicio de la temporada del ‘raor’ coincidió con un día laborable, muchas fueron las embarcaciones que de buena mañana salieron de los puertos del Llevant en busca de las primeras capturas del pez rosado.

El ‘raor’ se hizo derogar y apenas picó el anzuelo, lo que hizo que varias embarcaciones optaran por acabar la mañana pescando el ‘roquer’. Sin embargo, las capturas del pez ‘aranya’ –también conocido como sabirón y una variedad que se pesca con el ‘raor’ – fue muy fructífera. Así lo reconocían la mayoría de los aficionados, que finalizaron la jornada de pesca satisfechos.

Para el próximo fin de semana se espera otra jornada del ‘raor’ con centenares de embarcaciones en el mar. Así lo atestiguan las reservas de gamba fresca de vivero que muchos ya han reservado. Es el caso de los aficionados a la pesca de ‘raor’ en Cala Bona.

Límites

Hay que tener en cuenta que la cantidad de pesca permitida por licencia y día es de cincuenta ‘raors’, con un máximo de trescientas unidades por embarcación. Y es importante respetar estos límites para asegurar que los ‘raors’ se puedan reproducir y garantizar así su supervivencia y continuidad en el mar de Mallorca. Además, al menos una embarcación del Govern con agentes de Medio Ambiente a bordo recorrió la costa que va desde el Cap Enderrocat, en la bahía de Palma, hasta el Cap Blanc, en Llucmajor, comprobando en varias embarcaciones que los pescadores respetaban los límites establecidos.

Cabe destacar que la veda del ‘raor’ cumplió ayer 20 años. Se decretó por primera vez en el año 2000 y entonces sólo llegaba hasta el 31 de julio. Posteriormente también se prohibió la pesca del ‘raor’ en agosto. Además en las reservas marinas se exige que el anzuelo con el que se pesca sea de un mínimo de 5,7 milímetros. Como resultado de esta restricción ha aumentado el número de ejemplares de esta especie y también su tamaño medio, que ha aumentado alrededor del 20%.

https://www.diariodemallorca.es/part-forana/2020/09/01/fiebre-raor-desata-mallorca/1535374.html

Check Also

Vacíos legales en las ZEPA valencianas: pesca no profesional, masificación náutica en las calas y carencia de vigilancia

Ecologistas en Acción de la Marina Alta queremos advertir a la Sociedad Española de Ornitología, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: