Home / BIOLOGIA / El tiburón que se pesca pero no se vende: toneladas de marrajo se acumulan en Galicia

El tiburón que se pesca pero no se vende: toneladas de marrajo se acumulan en Galicia

toneladas de una especie protegida esperan en cámaras frigoríficas de distintos puertos gallegos una solución a un dilema burocrático. El marrajo dientuso (Isurus oxyrinchus) se puede capturar, pero no comercializar. Esa es al menos la lectura de los armadores, que urgen al Gobierno a solucionar el bloqueo de la venta de unos tiburones especialmente demandados en el sur de Europa y en el mercado asiático. Desde que en diciembre pasado la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites) acordó su protección, en torno a 100 toneladas se han acumulado en frigoríficos portuarios sin salida comercial posible.

 

Los científicos llevan años advirtiendo de que el marrajo del Atlántico norte está en una situación delicada, que pone en peligro su supervivencia a medio plazo. La Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (UICN) lo considera en peligro de extinción. Con esos argumentos, la Cites —un acuerdo internacional al que los Estados y organizaciones se adhieren voluntariamente— decidió suspender su desembarco y comercialización. Pero no todas las capturas son ilegales. Las accidentales, obtenidas con ejemplares muertos enganchados a los anzuelos, podían comercializarse hasta una cuota de 350 toneladas anuales, una cifra que los ministros de Pesca europeos elevaron recientemente a 500 toneladas. Pero el Ministerio de Transición Ecológica se lo impide, apelando al acuerdo de la Cites.

placeholderTiburón marrajo. (EFE)
Tiburón marrajo. (EFE)

En la Unión Europea, el comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, se ha pronunciado a favor de permitir “en determinadas circunstancias” la retención y venta del marrajo capturado muerto. Así lo detalló Sinkevicius en una respuesta parlamentaria al eurodiputado gallego Francisco Millán Mon, del PP. Las distintas vueltas del tiburón por los despachos del Gobierno y de Bruselas mantienen bloqueadas mientras tanto unas descargas que distintas fuentes sitúan entre 90 y 150 toneladas, acumuladas principalmente en cámaras frigoríficas del puerto de Vigo, el más afectado por el bloqueo.

 

Los ecologistas apoyan la decisión del departamento de Teresa Ribera. “Es una medida avalada por criterios científicos que nosotros aplaudimos. Es cierto que hay una postura radical del Ministerio de Transición Ecológica, pero si no se producen prohibiciones, la especie puede desaparecer”, afirma el biólogo marino Xandro García, de la Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza (Adega). Las organizaciones ambientalistas lamentan, no obstante, que las medidas se hayan adoptado “demasiado tarde”, lo que obliga ahora a incrementar las restricciones.

 

Los armadores de buques palangreros, mientras, se declaran desesperados. “Necesitamos una solución urgente”, reclama un portavoz del colectivo. El sector atribuye directamente el conflicto a la “descoordinación entre ministerios del mismo Gobierno”, y asegura que pone en peligro la viabilidad de la flota palangrera y 10.000 puestos de trabajo.

Si Vigo es el principal puerto de descarga del marrajo dientuso, España es a su vez líder mundial de capturas. Otro organismo, la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), alertó en 2017 del “grave nivel de agotamiento actual y el nivel reproductivo excepcionalmente bajo de esta especie”, por lo que vaticinaba una reducción progresiva de su población durante 15 años. Pese a ello, la flota española y las del resto de Europa han seguido con unas capturas que hasta 2020 no estuvieron sujetas a límite alguno.

Fue la propia UE, cuyo comisario de Pesca reclama ahora permitir su venta, la que impulsó la propuesta al Cites de incluir los marrajos en el Apéndice II de la convención, lo que ha obligado a regular las exportaciones y a establecer garantías de que los productos provienen de pesquerías legales y sostenibles. “El alarmante estado del marrajo del Atlántico norte constituye una emergencia de conservación que requiere la introducción inmediata de prohibiciones de retención a bordo”, es decir, que las piezas sean devueltas al mar.

placeholderEl comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius. (Reuters)
El comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius. (Reuters)

La inclusión en el Cites se tomó en contra del criterio de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que en 2019 declinó su protección. Su panel de expertos “no halló evidencias” de que las poblaciones de marrajos cumplieran los criterios de la convención, independientemente de si se basaba en el alcance histórico del descenso, en las tasas recientes del descenso o en ambos combinados.

 

“A nivel global, y teniendo en cuenta la baja productividad y las consideraciones precautorias, así como la relativamente buena precisión de las estimaciones del estado del ‘stock’ aportadas por las evaluaciones, no hay evidencias de que la especie cumpla los criterios de inclusión en el Apéndice II de Cites”, apuntó la FAO en su informe. La secretaría de dicha convención también recomendó que la propuesta —que partió de México y fue respaldada por la UE, en contra del criterio de España— fuera “rechazada”, al entender que la población de la especie no está por debajo del umbral del 30% necesario para su inclusión.

https://www.elconfidencial.com/espana/galicia/2021-03-10/tiburon-se-puede-pescar-no-vender-toneladas-marrajo-cajon_2984440/

Check Also

El lado oscuro de la pesca ilegal en aguas argentinas

A principios de la década del 90, la pesca de merluza estuvo al borde del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: