Home / CURIOSO / Los hábitos alimentarios de los pitiusos, principal amenaza para la pesca local

Los hábitos alimentarios de los pitiusos, principal amenaza para la pesca local

Ya es sabida la inquietante situación del sector pesquero en Eivissa y Formentera, que década tras década va perdiendo efectivos y sigue cayendo en picado. Sin embargo, las muestras de preocupación se combinan con algunos rayos de esperanza surgidos en los últimos años, gracias al esfuerzo de los profesionales y también de las instituciones. Cinco pescadores profesionales analizaron ayer en el Club Diario la situación del sector y todos ellos llegaron a la conclusión de que «lo principal es que esta actividad te guste», pues de este modo todos los obstáculos que lleva asociada la pesca quedan disminuidos. Sin embargo, el exceso de burocracia y la falta de relevo generacional son los principales peligros que afrontan los pescadores pitiusos. En el plato positivo de la balanza figura la creciente implantación de reservas pesqueras, que «están dando resultado y muchas especies se están recuperando» y la reciente instauración de los estudios de pesca en la finca de Can Marines, que permiten obtener el título básico sin salir de la isla.

El patrón mayor de la cofradía de Vila, Toni Tur; el vicepatrón de la de Sant Antoni, Lluc Costa; el secretario de la cofradía de Vila, Xicu Cardona, el responsable de comercialización de Peix Nostrum, Pere Valera, y el pescador Vicent Torres, moderados por la bióloga Marga Serra, fueron unánimes al considerar que en un futuro próximo la situación de las pesquerías pitiusas habrá mejorado: «Pescado habrá, pero el problema es el cambio en los hábitos de consumo de la gente y la falta de jóvenes interesados», explicaron. La primera promoción de los estudios abiertos en Can Marines se ha saldado sin ningún titulado, pero ya hay varios estudiantes en ciernes que están interesados en ser pescadores, según confirmó uno de los profesores, presente en la sala.

En la actualidad, hay seis arrastreros en Eivissa y Formentera, que llevan a cabo una actividad «respetuosa» con los fondos marinos, porque «no tienen nada que ver con los grandes barcos-factoría de Pescanova», se apresuró a aclarar Pere Valera, quien además señaló que sus artes no afectan a la posidonia, porque las redes se tienden a profundidades que no dañan a la planta.

Aparte de la flota de llaüts, de artes menores, los responsables de ambas cofradías destacaron que es conveniente mantener los arrastreros pitiusos, porque son la base de la industria pesquera local. «Si solo hubiera flota de artes menores, cuyos barcas pierden más días de pesca que las barcas de bou, tendríamos muchas jornadas sin pescado local en los mercados», explicó el secretario de la cofradía de Eivissa, Xicu Cardona.

En un mundo globalizado como el actual, en que el consumismo y el capitalismo son los responsables de la ignorancia alimentaria existente, la pesca artesanal emerge como un factor de salud y sostenibilidad. «El pescado que viene de fuera se trae en medios de transporte que emiten gases tóxicos y no puede ser nunca tan fresco como el de aquí», señaló Valera.

De hecho, una de las amenazas para la flota artesanal pitiusa son esos hábitos de consumo, que si persisten pueden llevar a la desaparición del sector como tal en Eivissa y Formentera en el plazo de diez años, aventuró Cardona. En cambio, si la sociedad apuesta por el producto local, se abrirá un futuro para esta industria.

El éxito de público que tienen las ferias anuales que se celebran en Eivissa para promocionar el gerret, el calamar, la langosta y otras especies demuestra «el interés de la gente, pues hasta ves niños comiendo pescado de espina ¡y les encanta!», constataron los ponentes.

Toni Tur insistió en los problemas que ocasiona para un pescador profesional el exceso de papeleo derivado de esta actividad. Si bien las cofradías ejercen de «gestorías» que ayudan en esta tarea y aligeran la carga burocrática, lo cierto es que los profesionales «han de enviar cosas a la Casa del Mar, al Govern balear, a Madrid y a otros sitios». «Lo que quiere hacer un pescador es pescar, no enfangarse en papeleo», señaló Vicent Torres. Todos los participantes pidieron que se centralice toda la gestión burocrática para facilitar el trabajo.

El oficio de pescador, según señaló Lluc Costa, genera buenos ingresos: «Se vive bien, aunque sin hacerse rico», indicó. Sin embargo, muchos jóvenes que empiezan en este sector terminan derivando hacia los barcos de pasajeros. En algunos casos, al cumplir cierta edad, regresan a la pesca. Pere Valera, recordando las palabras de un profesor suyo, afirmó: «Si os gusta el mar, os recomiendo la pesca, no los barcos de pasaje, porque los pasajeros siempre se quejan y los peces no abren la boca».

https://www.diariodeibiza.es/pitiuses-balears/2019/12/20/habitos-alimentarios-pitiusos-principal-amenaza/1111609.html

Check Also

Decomisados 126 kilos pescados de forma ilegal en Santa Cruz de Tenerife

Agentes de la Guardia Civil e inspectores de Pesca Marítima han decomisado en dos actuaciones …

A %d blogueros les gusta esto: