diputado regional del PP Javier Brea pidió ayer desde Llanes a los gobiernos regional y central la defensa de los intereses de la flota pesquera asturiana.

Lo hizo tras denunciar la “indefensión” que sufren por la llegada de barcos extranjeros que utilizan técnicas de pesca prohibidas en España, como el arrastre pelágico, y que venden en lonjas nacionales las capturas haciendo la “competencia desleal” a los pescadores asturianos que usan artes de pesca artesanales y respetuosas con el Medio Ambiente. Puso como ejemplo de esta práctica a las flotas irlandesa y francesa.

Brea anunció que han presentado una proposición no de ley en la Junta del Principado y que se presentará otra en el Congreso de los Diputados, en las que se pide la prohibición de la venta de productos capturados por arrastre.

En ellas se insta al Gobierno de España a que realice los trámites para lograr una normativa más rigurosa que prohiba este tipo de artes en toda la Unión Europea. Mientras esto llega, el PP quiere que se impida la venta de las capturas obtenidas por este medio en todo el territorio español.

También pedirán que se realicen inspecciones de oficio a todos los barcos que quieran vender el pescado fruto de este tipo de captura.

En Llanes, Brea se reunió con Manuel Herrero y Pablo Pérez, en representación de la cofradía de pescadores.

Brea señaló que sería interesante que las conserveras indicaran en la etiqueta el tipo de pesca utilizada. Por su parte, los pescadores defendieron la pesca sostenible y reconocieron la imposibilidad de competir con estos buques.