Home / CURIOSO / DISEÑAN UN AMARRE PARA GRANDES YATES QUE PROTEGE LA POSIDONIA

DISEÑAN UN AMARRE PARA GRANDES YATES QUE PROTEGE LA POSIDONIA

En el corazón de la reserva natural del estrecho de Bonifacio, al sur de la isla francesa de Córcega, se pueden ver cofres flotando en las aguas turquesas del Mediterráneo, instalados para que los grandes yates puedan fondear sin destruir las praderas de posidonia con su ancla.

Desde 2020, Francia prohíbe fondear a los yates de más de 24 metros en ciertas zonas de la Costa Azul y de Córcega para proteger a esta planta acuática endémica del Mediterráneo que sirve de refugio para los peces jóvenes pero también atrapa el carbono y protege de la erosión.

Una decisión “histórica” para Charles-François Boudoures que es uno de los científicos más importantes en la defensa de la posidonia. El archipiélago español de Baleares también adoptó una ley semejante pero reciben menos yates de gran eslora por lo que dependen menos económicamente de este sector.

Esta prohibiciones vienen acompañadas de alternativas como el “fondeo ecológico” de Bonifacio. En la bahía de Sant’Amanza, refugio de estos palacios flotantes en el sur de Córcega, la grúa de una barcaza deja caer un lastre de 46 toneladas de hormigón en una zona arenosa de unos cuarenta metros de profundidad.

Diseñados para “adaptarse a los fondos marinos sin dañarlos”, estos anclajes de hormigón presentan una superficie rugosa que “facilita la instalación de la biodiversidad”.

Tienen dimensiones que pueden ser ocupadas por peces y “no frenan los movimientos de agua”, explica a la AFP Line Babiol, de la empresa BRL Ingénierie, que apoyó al alcalde de Bonifacio en este nuevo proyecto.

Los cofres flotantes fijados en la superficie permiten a los grandes yates fondear sin riesgo de destruir la posidonia con sus pesadas anclas.

Está previsto que se instalen 14 sistemas de fondeo de este tipo para proteger las 60 hectáreas de praderas de posidonia de esta bahía de playas paradisíacas, explicó Michel Mallaroni, director del puerto de Bonifacio y del proyecto, que costó 2.300 millones de euros (2.700 millones de dólares).

“El objetivo es mantener el atractivo de esta parte de Córcega para los grandes yates, pero preservando el medioambiente”, resumió Mallaroni.

Para Yves-Marie Loudoux, capitán del Ocean Sapphire, un lujoso yate de 41 metros amarrado en el puerto de Bonifacio, este tipo de amarres ecológicos eran “una solución muy esperada” tras las prohibiciones en ciertas zonas.

“Nos encontramos sin soluciones, empujados a amarres poco prácticos, lejos de la costa de Córcega. Teníamos que ir a Cerdeña (Italia), que está al lado, para que los clientes pudieran bañarse tranquilamente”, afirma el capitán de este barco que se alquila por 110.000 euros (130.000 dólares) a la semana.

“Cuantos más amarres de este tipo haya, más atractivas serán las sublimes costas corsas”, añade.

En la Costa Azul otros tres sitios trabajan para instalar zonas de amarre como las de Bonifacio, detalla el capitán de navío Thibault Lavernhe, portavoz de la prefectura marítima, la autoridad francesa que vigila el uso sostenible del Mediterráneo.

Uno de ellos estará listo “a finales de 2021, principios de 2022”, en la playa de Pampelonne, cerca de Saint-Tropez, donde muchos famosos pasan sus vacaciones, y otro en 2024 en el parque natural de Calanques, cerca de Marsella.

“Pero el medioambiente no tiene fronteras”, señaló Boudoures que: “Otros países mediterráneos tendrían que tomar ejemplo de estas medidas de protección”.

https://www.expansion.com/nauta360/turismo-puertos/2021/08/31/612e00a4e5fdea95168b4594.html

Check Also

Los peces del Océano Austral están adaptando su comportamiento al cambio climático

La crisis climática está llevando al límite a los peces antárticos,  que enfrentan un aumento …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: